jueves, 25 de septiembre de 2008

SIEMPRE NOS QUEDARÁ PARÍS (y VIII)






Acabo hoy con las entradas sobre PARÍS, tratados ya todos los temas que anoté al regresar, hace más de un mes. Creo que constituyen un buen reflejo de lo que han sido esos días, estupendos. Para quien visite la ciudad no le servirán como sustituto de una buena guía –o de un/a buen/a guía- pero desde luego le pueden dar muchas pistas sobre lo que vale la pena no dejar de ver. Lo personal (dónde alojarse, dónde cenar, dónde tomar unas copas, dónde lo que sea) lo dejo para que cada uno busque y decida: aunque pensé comentar algo en selecciónARTE, ahora veo que mi experiencia en esos campos tiene un interés relativo, que todos somos distintos y vivimos de manera distinta con gustos diferentes.

Termino con la célebre frase de CASABLANCA: SIEMPRE NOS QUEDARÁ PARÍS. Siempre nos quedará PARÍS en el recuerdo –es una ciudad que no se olvida- y siempre nos quedará PARÍS para el futuro –como dije al comenzar estos comentarios, es una ciudad inabarcable donde en cada visita se descubren cosas nuevas e interesantes.

Un propósito firme: volver a PARÍS.