miércoles, 9 de junio de 2010

EL INFORME DE BRODECK, de PHILIPPE CLAUDEL


En un pueblecito centroeuropeo, un forastero de aspecto completamente singular al que todos llaman De Anderer (“el otro” en alemán, porque nunca ha querido decir cuál es su verdadero nombre) es asesinado. Parece que todo el pueblo está involucrado en el asesinato excepto un individuo, Brodeck, al que le piden –le exigen- que escriba un informe del Ereigniës, de “lo que ha ocurrido”, del hecho (del asesinato, vaya). Brodeck comienza a escribir, y contrariamente a lo que uno espera, lo que el lector tiene en las manos no es su informe (en ningún momento leemos una sola palabra de ese texto), sino la historia paralela que Brodeck revive a medida que escribe el informe. Así descubrimos cómo se queda huérfano siendo niño; cómo es recogido por Fédorine, una mujer que –en el ahora de la novela- todavía vive en su casa; cómo llegan al pueblo; cómo el pueblo, viéndole listo, le manda a la capital para que estudie en la universidad; cómo conoce allí a Emélia, cómo huyen los dos y se casan; cómo llega la guerra al pueblo y cómo es arrestado (por judío según las pocas pistas que nos da); cómo pasa dos años en un campo de concentración llegando a grados increíbles de humillación y degradación; cómo regresa al pueblo cuando ya le habían dado por muerto y encuentra a Emélia completamente ida y con una hija, Poupchette; cómo llega el Anderer al pueblo y todos los sucesos que ocurren hasta su asesinato; y lo que pasa después del asesinato ...

EL INFORME DE BRODECK es un libro sensacional. Y sobrecogedor. Un libro que trata, de manera casi ingenua, sin que nos demos demasiada cuenta, temas de enorme calado. Un libro que a medida que avanza va entrando en la parte más oscura del alma humana. EL INFORME DE BRODECK es un libro difícil de contar, de explicar. Y lo es porque habla de un montón de cosas; y cosas serias, insisto. He intentado hilarlas y darles un poco de unidad, pero no me convence lo que me sale. Así que prefiero dejar las ideas sueltas, tal y como las he ido anotando a medida que iba leyendo:

La mentalidad colectiva frente al individuo. El otro frente a yo. El uno frente al todos. El gregarismo.

La identidad y el anonimato. El anonimato en el que somos capaces de todo.

La cobardía. El remordimiento. El arrepentimiento y la falta de esperanza. El suicidio.

El miedo que nos hace capaces de lo peor. El miedo a conocernos. El preferir no saber, la ignorancia. El miedo a saber cómo somos, miedo a conocernos, y miedo a reconocernos.

¿Eliminar la verdad a base de no verla? ¿Necesidad de dejarla pasar para sobrevivir?

¿Escribir para expulsar el mal, exorcizar al grupo, y luego olvidar?

El “peligro” de estar en la verdad, de tener razón.

El silencio. El miedo que da no saber lo que saben los demás de uno.

La necesidad de contar: al desconocido o al cura, aunque sea un borracho. La sinceridad como camino de curación, de redención.

El lado oscuro del hombre bajo presión.

La capacidad de supervivencia a costa del abajamiento más total. La fuerza del amor que impulsa a esa supervivencia.

La crueldad. El mal como asunto cotidiano e intrascendente. La capacidad de acostumbramiento, La insensibilidad.

Cualquiera ve que EL INFORME DE BRODECK es un libro que tiene bastante fondo, que toca muchas teclas: todos son temas interesantísimos, y seguro que me he dejado mucho por el camino. Eso sí, hay que saber que a más de uno le puede dejar planchado: por las atrocidades que cuenta –no las describe, lo hace de manera completamente delicada, casi ingenua, pero son verdaderamente atroces- y por la poca esperanza que proyecta, no deja un resquicio. El retrato del ser humano es certero, pero está sacado desde su lado malo, el más negro.

Y todo esto con la prosa maestra de PHILIPPE CLAUDEL que ya comenté –la hemos comentado en muchos blogs- al referirme a LA NIETA DEL SEÑOR LINH: sencillez de estilo, metafórico y simbólico, sin trucos, sin sobresaltos. Y CLAUDEL recurre otra vez, como me hizo notar ISI, a la generalización de la situación: el autor nos va dando pistas, pero nunca llega a concretar las cosas: no sabemos del todo dónde pasa (¿Austria? ¿Alemania?) ni en qué hablan, ni cómo se llama el Anderer, ni mil cosas más. Pero no hace ninguna falta; es más, pienso que esa imprecisión está buscada por el autor para dar un sentido universal a lo que cuenta: no es sólo una historia de un pueblo concreto en un momento concreto con una personajes concretos: es la historia del Hombre, de la Humanidad.

Muchísimas ganas de atacar ALMAS GRISES.

10 comentarios:

Isi dijo...

Ay Precisamente a mí me queda este libro por leer ;)
Del verano no pasa (de hecho, está aquí detrás, en mi estantería de pendientes). Dicen que este es el mejor de los tres...
Y cuando hayamos leído los tres, ¿qué será de nosotros? Yo no sé si podré superarlo; este hombre debería ser más prolífico.

Vero dijo...

Pues gracias a vosotros descubrí a este autor del que quiero leer los dos que me quedan: "Almas grises" y "El informe..." Tienes razón con lo que dices de que a veces las reseñas no pueden expresar lo que hemos sentido al leerlo, pero me ha gustado mucho que pongas la frases.
Isi, le mandamos una carta para que escriba más? jeje

Besotes

loquemeahorro dijo...

Cuántos temas y qué sugerentes, además me gusta la forma de exponerlos en la entrada, de forma esquemática, y no intentando hilarlos de forma imposible, como sucede en tantas contraportadas totalmente indescifrables.

xGaztelu dijo...

ISI, no sé si es EL mejor –yo siempre había oído que ALMAS GRISES era "lo más" de CLAUDEL- pero desde luego éste es bueno bueno. Cuando lo leas, ya nos contarás.

VERO, como dices lo de contar de qué va una novela a veces es un lío, por muchos motivos: en ocasiones lo mejor es dar las pistas que uno ha descubierto, y ver si los demás coinciden o no coinciden. Y lo de la carta, misterioso …

LOQUE sí que da de sí este libro, lleno de ideas (o a lo mejor yo soy un loco que veo más de lo que hay, pero creo que no). Hilarlas era un reto imposible: me salía un pastiche infumable, con moralina y tono de sermón del XIX que me pareció insoportable …

xG

Ion Egúzkiza dijo...

Lo tuve hace una semana en mis manos, pero opté por otro de Muriel Spard, más fresco, la verdad. Tu entrada resuelve mis dudas y le hincaré el diente a este informe.

Ion Egúzkiza dijo...

Spard no, Spark.

maribel dijo...

Hola XGaztelu, cuando leí este libro, recuerdo que llamó la atención lo diferente que era de "La nieta..., y tengo pendiente leer "Almas grises" para decir sí es el mejor de los tres, creo que es lo de menos ¿verdad?, como dice Loque , me gusta la forma de esquema en que nos expones el libro, y el que Isi nos hiciera notar que daba tan pocas pistas, lo cierto es que cuando un libro pone en marcha nuestra imaginación, completamos sin problemas esas "carencias", eso hace de estos libros atemporales.
Cuantas reflexiones detrás de este libro, le poder del grupo, los grupos de pertenencia....

Como siempre un placer leer a Claudel, gracias xGaztelu, menos mal que vosotros sí publicais, El guisante está un poco despistado esta temporada, a ver sí nos recuperamos...
Un abrazo ;-)

xGaztelu dijo...

ION, cada libro tiene su momento, y a veces hacen falta historias “frescas”, como dices. Yo ahora estoy con ÁNGULO DE REPOSO, mucho más animante que EL INFORME; si te lanzas con CLAUDEL, ya nos contarás.

MARIBEL, aunque las dos novelas son parábolas, desde luego son muy distintas: LA NIETA es un canto (a la amistad en este caso), una composición llena de esperanza. EL INFORME, en cambio, es un aviso, una composición que tira a demoledora. Como dices, al final cuál es mejor o peor es bastante lo de menos… las dos son buenas incluso muy buenas, cada una en su género. Ya llegará ALMAS GRISES.

xG

lammermoor dijo...

Tenía pendiente esta entrada, pero me he dado el gustazo de leerla con tranquilidad, como se merece.
Claudel está en mi lista de pendientes desde que Isi nos hablara de él.
Me gusta la forma en que nos hablas del libro y las pequeñas pistas reflexiones que nos lanzas, así, al desgaire pero que son en realidad Cargas de profundidad.

xGaztelu dijo...

LAMMERMOOR, yo también descubrí a CLAUDEL gracias al empujón de ISI, y ha sido una magnífica sugerencia. Ya ves que he descubierto temas interesantes en EL INFOFME: espero, eso sí, que no haya sido sólo mi imaginación …

xG