martes, 15 de junio de 2010

EL EDIFICIO CARRIÓN en la GRAN VÍA de MADRID

Llegamos al edificio que para muchos es el mejor de la GRAN VÍA, incluso de los mejores de la historia de la arquitectura madrileña: el EDIFICIO CARRIÓN, que también se conoce como EDFICIO CAPITOL, en el número 41 de la avenida, con vuelta a la calle de Jamometrezo número 2. El EDIFICIO CARRIÓN fue proyectado y construido por LUIS MARTÍNEZ FEDUCHI y VICENTE ECED Y ECED entre 1931 y 1933. Este equipo ganó el concurso restringido que su promotor, el Marqués de Melín (IGNACIO CARRIÓN, aunque en otros sitios he visto que se le llama ENRIQUE), había organizado entre los arquitectos del momento (de varios ya hemos hablado en selecciónARTE al recorrer la GRAN VÍA: MUGURUZA, CÁRDENAS o GUTIÉRREZ SOTO, entre otros). Rápidamente conocido y valorado por los profesionales de la arquitectura, y divulgado por las revistas especializadas, el EDIFICIO CARRIÓN sirvió de inspiración a muchas construcciones posteriores, cuando la solución que pedía el solar era similar. En 1933 el Ayuntamiento de Madrid premió a FEDUCHI por el mobiliario del CARRIÓN, que era diseño suyo; y el edificio fue Medalla de Segunda Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1934 (ese año la Medalla de Primera quedó desierta).

El programa del EDIFICIO CARRIÓN estaba compuesto por necesidades muy variadas: el promotor quería un cine para 1.900 espectadores, una cafetería, un salón de té, una zona de hotel, apartamentos y oficinas. Para resolverlo, además de conseguir magníficas soluciones de composición, distribución y diseño, FEDUCHI y ECED supieron aplicar las técnicas constructivas más adelantadas del momento, tanto en la estructura (que es metálica y de hormigón armado) como en las instalaciones, a las que –como se hace ahora en cualquier edificio de entidad- destinaron un local propio de gran superficie. Muy comentadas –por audaces en su momento- son las tres vigas vierendeel que se utilizaron para cubrir la sala de cine: la mayor medía 31 metros de longitud y 3 metros de canto, y pesaba 70 toneladas (para los menos iniciados, una viga vierendeel es una viga de alma abierta (una celosía) con una serie de barras verticales rígidas que conectan los cordones superior e inferior sin barras diagonales).

De indudable inspiración Mendelsohniana, el EDIFICIO CARRIÓN trae a la cabeza muchos de los edificios del arquitecto expresionista alemán ERICH MENDELSOHN. La proa-curva-mirador que se remata en un torreón (el edificio alcanza, en su punto más alto, 16 plantas) hoy prácticamente descargado de toda la publicidad luminosa que tuvo (sólo queda un anuncio de SCHWEPPES que forma parte de la personalidad urbana de Madrid), que da al edificio una imagen potentísima, más si tenemos en cuenta el contraste que consigue ese cuerpo con las dos fachadas laterales, mucho más sencillas, más planas y más cerradas (especialmente la de la calle de Jacometrezo). Además, esas formas curvas que se duplican imprimen al edificio un dinamismo notable: en la época en la que los coches han tomado definitivamente la ciudad, el EDIFICIO CARRIÓN también “pone cara de velocidad” y se suma al ritmo rápido del tráfico: desde la antigua Avenida de Pi y Margall uno casi lo ve avanzar ... Es interesantísimo estudiar la habilidad con la que FEDUCHI y ECED superponen el cuerpo curvo a las fachadas planas, cómo se desarrollan los volúmenes, cómo cambian los materiales, cómo se trabajan las piedras para dar carácter propio no sólo a la esquina sino a cada parte de la esquina. En mi opinión ese es uno de los grandes valores del CARRIÓN: los arquitectos no han descuidado ningún detalle, por pequeño que fuera, ninguna parte por alta u oculta que estuviera. Y no descuidan tampoco el diseño interior, sencillo pero conseguidísimo, con aire art-decó, ni el mobiliario, que diseña FEDUCHI con un gusto exquisito (aquí, he de reconocerlo, hablo después de haber visto únicamente fotografías). Así, cuidando cada detalle con independencia de que sea grande o pequeño, de que se vea mucho, poco o regular, es como se hacen las grandes obras, las obras ... maestras.
Aquí dejo algunas fotografías y documentación (planos, presupuestos) del momento de la inauguración del edificio: si no me equivoco, corresponden al artículo que se publicó entonces en la revista ARQUITECTURA. Muy interesantes e ilustrativas.

Al llegar al EDIFICIO CARRIÓN el trazado de la GRAN VÍA vuelve a quebrar (ya lo había hecho en el de TELEFÓNICA) y enfila su último tramo hacia la PLAZA DE ESPAÑA; tramo que comentaré, si no hay contratiempos, el próximo mes.

10 comentarios:

julio querol cañas dijo...

Hola Gaztelu,magnificas fotos y muy ilustrativos tus comentarios,estoy aprendiendo mucho de los edificios de Madrid.

Un abrazo y hasta la proxima.

xGaztelu dijo...

JULIO, agradezco tu comentario: yo también estoy aprendiendo –y disfrutando- mucho escribiendo.

xG

lammermoor dijo...

Me encantan estas entradas arquitectónicas. Aprendo un montón con ellas y además has conseguido que ahora me fije muchísimo más en los edificios, en los materiales, los juegos de composición en las fachadas.
Es edificio siempre me llamó la atención. Y ahora, viendolo más "de cerca" me recuerda (lo que tampoco es garantía de nada) a un edificio que hay en mi concejo laboral. El autor es Enrique Bustelo -bastante conocido en Asturias, aunque no se fuera- y el proyecto es de los años 40. Aunque hecho en ladrillo, da la sensación de que la parcela ocupa el espacio que interno de una Y
Ahora ya tengo un lugar en que poder poner fotografías de edificios y planos de proyectos,así que...

maribel dijo...

Hola XGaztelu ya echaba de menos tu serie de la Gran Vía, en este caso agradezco mucho las fotos para seguir tus explicaciones de este conocido edificio.

Veo este edificio y en tu primera foto puedo imaginar el edificio danzante de Ghery, en Praga, el de Ginger y Fred...
Y cuando hablas de potencia y velocidad, las fotos de detalle recuerdan a los carteles de pop art con aerografo..., pero a estas horas veo hasta visiones,
Estoy con Lammermoor, tu ven de gira, y algún edificio racionalista, con remate proa, curva, mirador, ya te encontraremos por aquí, y comparamos, eso sí, trae paraguas!!
lo dicho, gracias ;-)

Alfaraz dijo...

El mejor. Lo más. El summum.

Precisamente por eso creo que es una absurdo mantener el luminoso de Schwpp. asumiendo que está integrado en la construcción. La prueba de que lo afea son algunas fotos que enlazas.
¿Admitiriamos uno similar en el edificio de Telefonica? Que la publicidad oculte la arquitectura (y encima lo aplaudamos) es el acabose.


.

xGaztelu dijo...

LAMMERMOOR, no me sonaba ENRIQUE BUSTELO, pero ya le he puesto remedio (por lo menos un poco de remedio, buscando en la web: supongo que es ENRIQUE RODRÍGUEZ BUSTELO). Será interesantísimo que nos comentes edificios: seguro que con la cantidad de documentación de que dispones puedes preparar una entradas de lo más apetitosas (eso sí, que no te lleven demasiado tiempo: es el gran peligro cuando uno tiene mucho material para trabajar …). Quedamos a la espera de la primera entrada arquitectónica en MALDITO KARMA!

MARIBEL, tiene su aquel lo que dices del edifico de Gehry (ah, de nuevo mi agujero de Praga!). Y al pensarlo sospecho que el secreto del parentesco –que existe- está más en la potencia que tiene una esquina resuelta con un torreón singular que en otra cosa. En Bilbao alguno tenéis: ¿no hay uno deeee … ¿Galíndez? que es –o fue- deeee … ¿una empresa naviera??

ALFARAZ, plenamente conforme con que el CARRIÓN es lo más. En cambio, no estoy del todo de acuerdo con lo del cartel. No me entusiasma ni me parece “bonito”, pero tampoco me molesta demasiado. En los edificios antiguos los materiales envejecen, se manchan, se patinan, se colocaban escudos o rótulos, y todo eso les da personalidad propia. En los modernos … Es el clásico debate entre arquitectura para ver y arquitectura para usar.

xG

loquemeahorro dijo...

No me he podido imprimir la entrada de los cines, y es la única que tengo pendiente de esta serie de la Gran Vía de la que soy fan absoluta.

Esta entrada me ha gustado mucho, el edificio se merecía una en exclusiva, como bien has hecho

¿La foto del anochecer es tuya? Muy bonita, pensé que ya no podía ver una foto original de la G.V. pero ahí está.

xGaztelu dijo...

LOQUE, hice esa foto el mismo día que los reyes y nuestro alcalde estuvieron en la GV celebrando el centenario: ellos fueron por la mañanita a inaugurar una maqueta, y yo fui por la tarde con un colega del despacho a verla: una tarde espectacular y una cámara de fotos que contrastaba las cosas más de la cuenta, consiguieron esa foto (y algunas más parecidas), que es verdad que quedan “interesantes”.

xG

*entangled* dijo...

Excelente reportaje.

El edificio Carrión siempre me recordó vagamente al Flatiron de New York («La Plancha»).

Cuando yo vivía en Madrid lo llamábamos «El Camel» o «El Manila».

xGaztelu dijo...

ENTANGLED, yo lo estoy pasando estupendamente trabajando la “serie” de la GRAN VÍA: refresco muchas cosas que sabía y aprendo otras nuevas. El CARRIÓN es un edifico magnífico; y, como dices, hay un grupo de edificios conocidos que resuelven la esquina de manera similar y consiguen que unos nos recuerden los otros.

(Una lástima eso de no vivir en Madrid ...)

xG