lunes, 5 de enero de 2009

LECTURAS DE DOS MIL OCHO


Cuando acaba un año y empieza otro, una entrada tradicional en muchos blogs en los que se trata de literatura o de libros consiste en señalar lo que uno ha leído en los últimos doce meses, o hacer una selección de lo mejor y de lo peor. En selecciónARTE no voy a publicar mi lista de libros 2008: tentado estuve, pero bien pensado creo que ya he dejado constancia de lo que valía la pena, y si algo se ha quedado en el tintero seguro que antes o después acabará saliendo.

Hay tres libros, en cambio, que he trabajado el año pasado y a los que sí me gustaría hacer una breve referencia, porque no los cité en su momento y pueden tener “interés general”.

Uno es casi clásico: CONCEPTOS DE ARTE MODERNO, de NIKOS STANGOS, publicado por ALIANZA FORMA. Un título que repasa los principales movimientos artísticos (plásticos: pintura y escultura fundamentalmente) del siglo XX: fundamentos teóricos, artistas, desarrollo temporal y geográfico ... Me parece interesantísimo para el que quiera conocer lo imprescindible sobre la pintura moderna.

Otro es un descubrimiento casual, que llegó a mis manos de rebote, y que para quien tenga curiosidad, interés y poco conocimiento de la música clásica puede ser de gran ayuda: HISTORIA SENCILLA DE LA MÚSICA de JOSÉ LUIS COMELLAS, de Ediciones RIALP. La edición es flojita, pero supone un repaso amenísimo y claro de la historia de la música, que se lee estupendamente y fija muchas ideas y épocas. Se puede combinar –o casi casi se debe- con audiciones adecuadas.

El tercero es el más sencillo, casi de principiante (los otros dos tampoco no son de especialista, ni muchísimo menos): CÓMO LEER LA PINTURA MODERNA, de JON THOMPSON, publicado por ELECTA. Es uno de esos libros con reproducciones de cierta calidad de muchos cuadros que hace un recorrido visual (hay también algo de texto, claro) de la historia moderna de la pintura, desde COURBET hasta WARHOL. Ayuda a situarse.

5 comentarios:

Bastian dijo...

¿El primero es muy tocho? Me encantaría aprender un poco, un barnicillo. Y sobre todo: ¿dice cosas con fundamento? Como sé poco, soy de los que sospechan que el arte no figurativo es un camelillo. Feliz año.

xGaztelu dijo...

BASTIAN, no lo es, aunque tampoco se trata de un libro “ligero”: son 220 páginas de texto de letra apretada, que se rematan con un buen número de láminas de regular calidad en blanco y negro (al menos en el ejemplar que yo tengo, reimpresión del 2000 de la primera edición) y los índices. STANGOS reúne artículos de distintos especialistas sobre cada uno de los movimientos: unos son más claros y amenos, otros lo son menos (también algunos movimientos son muchos más interesantes e importantes que otros, claro). En cualquier caso, pienso que es una apuesta segura que no hay que leer necesariamente de un tirón: es mejor ir poco a poco, a medida que uno descubre un cuadro o un autor que le interesa.

Sobre lo del camelo del arte no figurativo habría mucho que decir, y no es nada fácil hacerlo. Quizá algún día me anime a apuntar algo en selecciónARTE con el sano afán de crear debate constructivo ...

Alfaraz dijo...

A ese debate constructivo me apunto yo también.
Yo creo que parte del arte no figurativo es un camelo...y del figurativo igual.

Salu2.

Bastian dijo...

Gracias por las aclaraciones xG. No es mala idea eso de escribir sobre "el camelo del arte no figurativo". Pienso que muchas veces es un lugar común en el que nos refugiamos los ignorantes, sin que eso signifique que no haya también mucho de lo que apunta Alfaraz.

xGaztelu dijo...

Pues vamos a ver si soy capaz de decir algo con sentido que sirva para empezar a “debatir”; necesitaré algo de tiempo, claro ...

Gracias por vuestras aportaciones,

xG