miércoles, 21 de enero de 2009

COSA DE RISA, de WILLIAM SAROYAN



Ya me habían anunciado que, a pesar del título, COSA DE RISA era una novela triste. Vaya si lo es: ¡un dramón!

La acción, que sucede en muy pocas jornadas, arranca con la llegada de una familia de raíces armenias (padre, madre y dos hijos, Red y Eva) a una casa prestada para pasar unas vacaciones. Lo que parece que serán unos días estupendos se tuercen nada más empezar por la confesión que hace Swan, la madre, a Evan, su marido: está embarazada de otro hombre. Esto genera un tremendo conflicto interior en Evan, que no sabe cómo manejar la situación, mezclado con la desesperación de Swan y el intento de ambos de resolver la situación lo mejor posible para que no sufran Red y Eva. Pero las cosas se van complicando y al final, a pesar del empeño de todos para que el amor y el perdón salgan victoriosos, la condición humana se impone con sus miserias (miedos, orgullo, obcecación), la vida prefiere ir por su lado más negro y no queda más remedio que tomárselo todo a risa ...

Son muy buenos los diálogos entre los niños (Red, Eva y sus tres amigas Waltz), algunos incluso magistrales, muy de chicos pequeños que se dan cuenta de todo lo que pasa a su alrededor, aunque no siempre sepan explicar los motivos de esas situaciones; SAROYAN consigue que el lector les tome cariño, cariño que utiliza para enfatizar el drama. Los conflictos interiores de los adultos también están bien reflejados, aunque en ocasiones el texto se hace menos claro. Como en otras novelas de este autor, la fuerte unidad de la comunidad armenia en los Estados Unidos queda muy patente.

COSA DE RISA no es, en ningún caso, la gran novela que podría haber sido. A pesar de la sabiduría encerrada en aquello de “nunca digas de este agua no beberé”, y de que sólo he leído tres novelas de WILLIAM SAROYAN, creo que ya es suficiente. Acabo con la impresión de que su gran obra es LA COMEDIA HUMANA, excelente desde todos los puntos de vista, y que el resto (ya cité en selecciónARTE ME LLAMO ARAM) es correcta, sin más.