lunes, 3 de noviembre de 2008

OBRAS MAESTRAS DEL MUSEO DE MONTSERRAT en el PALACIO DEL MARQUÉS DE SALAMANCA (BBVA)




En el espacio expositivo que el BBVA tiene el Paseo de Recoletos de Madrid, se puede visitar hasta primeros de diciembre una selección de obras del MUSEO DE MONTSERRAT; subtitulan la muestra DE CARAVAGGIO A PICASSO.

En la introducción a la exposición se insiste en que el museo ha sido expoliado seriamente en dos ocasiones, primero por los soldados de Napoleón y después por la desafortunada desamortización de Mendizábal (no sé si en lo social esa medida era tan necesaria como se pretende, pero desde luego en lo artístico-cultural fue completamente catastrófica. De los franceses, mejor ni hablar). Hacen muy bien en insistir, porque lo que uno encuentra allí no es lo que se anuncia, un recorrido desde el XVII hasta el XX, sino una buena colección de obras de artistas catalanes de finales del XIX y principios del XX, y unas pocas piezas (pintura y escultura) anteriores. Con cosas que llaman la atención, por el lado bueno y por el lado malo.

Me llamó la atención la falta de calidad del CARAVAGGIO: aunque me interesa la pintura de MICHELANGELO MERISI, no soy un gran especialista; pero da la casualidad que el día anterior a la visita a esta exposición estuve en el THYSSEN viendo unas pocas obras, y una de ellas fue SANTA CATALINA de ALEJANDRÍA de CAVAGGIO. Sinceramente, nada que ver una obra con otra: de la técnica de SANTA CATALINA a la de SAN JERÓNIMO hay un recorrido bastante largo ... He rastreado ligeramente el asunto en la web, para ver si acertaba o no con este comentario, y muchos hablan maravillosamente bien del SAN JERÓNIMO, o por lo menos de la restauración: el que quiera juzgar, que vaya a verlo.

Me llamó la atención COMPOSICIÓN CON TRES FIGURAS, “ACADEMIA NEOCUBISTA” de SALVADOR DALÍ: no tengo en la cabeza otro cuadro tan suyo –es indudablemente suyo- y la vez tan picassiano, por lo cubista y por el volumen y rotundidad de las figuras, que tanto recuerdan a obras como LA FLAUTA DE PAN o DOS MUJERES CORRIENDO POR LA PLAYA.

Me llamó la atención de nuevo JOAQUÍN MIR: es, sin la menor duda, un artista de primera. Se expone una pequeña vista de PARÍS que es una maravilla.

Me llamó la atención el orden de la exposición, o mejor el desorden, tan poco afortunado.

En resumen, una exposición interesante, pero ni muchísimo menos brillante.