miércoles, 19 de noviembre de 2008

MONASTERIO DE YUSTE


Hace un par de semanas un conocido pasó un fin de semana en Extremadura, y ponderó muy elogiosamente la zona de YUSTE. Con esa experiencia, y suponiendo que el campo estaría precioso en otoño, nos fuimos a repetir el plan. La ruta pasaba por TALAVERA DE LA REINA, donde teníamos que hacer una “escala técnica”, y desde allí a la comarca de LA VERA para acabar en el MONASTERIO DE YUSTE.

Creo que no tuvimos suerte: el otoño está un poco pasado y los colores y las imágenes, aunque algo de belleza les queda, ya van en retirada. Los pueblecitos de LA VERA (Madrigal de la Vera, Villanueva de la Vera, Valverde de la Vera, Talaveruela de la Vera , Losar de la Vera, Jarandilla de la Vera, Aldeanueva de la Vera y Cuacos de Yuste) tienen cierto interés por pintorescos, pero poco más. El MONASTERIO DE YUSTE tiene interés histórico –ciertamente un altísimo interés- pero tampoco mucho más: es verdad que la iglesia tiene buenas trazas y una fábrica sólida, además de un tamaño mayor del que uno puede sospechar desde el exterior, y que la casa-palacio posee una magnífica orientación e –insisto- un montón de historia, pero desde el punto de vista artístico no tiene mayor qué.

Por señalar algo atractivo –o pintoresco, insisto- se puede citar el mirador que el emperador utilizaba, según la guía que nos enseñó aquello, para leer: es de los que dan ganas de copiarlos en casa propia, aunque también habría que copiar el estanque, el paisaje de LA VERA, y el gratísimo sol de noviembre a primera hora de la tarde ... Ya se ve que a la hora de buscar un retiro para el emperador, los consejeros de CARLOS I no se equivocaron al elegir YUSTE: un sitio tranquilo, lejos del mundo y tremendamente espiritual.
Supongo que durante un fin de semana la zona dará más de sí; pero para ir y volver desde Madrid en un solo día, el plan queda con mucho coche y poca enjundia.