miércoles, 25 de enero de 2012

EL TEATRO DE LA VIDA, de SIEGFRIED LENZ











Desde que leí la sensacional LECCIÓN DE ALEMÁN, hace ya bastantes años, SIEGFRIED LENZ me ha interesado mucho. Luego llegó CAMPO DE MANIOBRAS, también espectacular. Más tarde otras novelas y relatos (LA PRUEBA ACÚSTICA, EL USURPADOR, EL LEGADO DE ARNE …) que me impactaron menos, pero no me defraudaron. Así que cuando vi que la editorial MAEVA había publicado una nueva obra suya, no lo dudé: compré EL TEATRO DE LA VIDA (LANDESBÜHNE, 2009) y en cuanto terminé NUEVA YORK me puse con ella; es muy corta, así que me duró apenas unos días.

Desconcertante es la palabra que mejor la define (y perplejidad el estado en el que me dejó): quizá no haya entendido nada, pero me ha parecido una simpleza notable. La contraportada señala que Siegfried Lenz desafía los límites entre realidad y ficción en esta sorprendente novela, una maravillosa historia sobre el valor redentor de la creación artística. No he encontrado apenas nada de eso: tal vez un reflejo lejanísimo en la parte final, con la representación de Esperando a Godot y la consolidación de la amistad entre los dos protagonistas (de la novela, no de la obra de teatro). EL TEATRO DE LA VIDA me ha resultado surrealista y –si de verdad persigue lo que dice la contraportada- pretenciosa. Quizá SIEGFRIED LENZ intenta una pirueta relacionada con BECKETT y su teatro del absurdo que yo no he sabido entender, pero la impresión que he tenido es de estar leyendo a ARTO PAASILINNA: con eso lo digo todo!

Lo de relacionar a LENZ con PAASILINNA seguramente ha pasado porque –además de lo surrealista de las situaciones- en Navidad me han regalado una novedad del finlandés llamada EL AÑO DE LA LIEBRE. Después de EL MEJOR AMIGO DEL OSO hice el propósito de no dejarme engañar de nuevo por él, pero … lo reconozco: he estado a punto. Al terminar EL TEATRO DE LA VIDA comencé con EL AÑO DE LA LIEBRE, y llegué hasta la página 50. Aunque la camisa de la portada asegura que se trata de la obra maestra de PAASILINNA, a mi me pareció más de lo mismo: no es lo peor que he leído suyo, es verdad, pero tampoco lo mejor. Todo me sonó a sabido, y paré. Así que si alguien puede dar alguna pista sobre EL AÑO DE LA LIEBRE será muy de agradecer. Por ahora, dejo a ARTO PAASILINNA en cuarentena.

6 comentarios:

Elena Rius dijo...

Bueno, yo tampoco puedo con Paasilinna. Cada vez que leo una crítica elogiosa, me pregunto, ¿qué le ven? Respecto a Lenz, hace siglos que no he leído nada suyo, me pregunto si ahora me gustaría. A juzgar por este último libro que reseñas, quizás no.

xGaztelu dijo...

ELENA, yo he de reconocer que los primeros títulos que leí de PAASILINNA (DELICIOSO SUICIDIO EN GRUPO, y sobre todo EL BOSQUE DE LOS ZORROS) sí me gustaron; pero a partir de entonces todo fue cuesta abajo hasta EL MEJOR AMIGO DEL OSO, que me pareció infumable. A LENZ, en cambio, sí estoy dispuesto a darle más oportunidades.

xG

loquemeahorro dijo...

Yo!! Yo di una pista sobre el Año de la Libre en tu entrada de El Mejor Amigo del Oso, y dije que era un tongo miserable.

Yo sí me acabé el libro, no sé por qué, bueno, sí lo sé, porque en mi inocencia, me imaginaba que iba a mejorar.

Respecto a las contraportadas, fajas, etc... a veces son de traca.

xGaztelu dijo...

No recordaba tu comentario, LOQUE, pero no me digas más: nuestro amigo PAASILINNA pasa de cuarentena a arresto domiciliario ...

xG

luzdemercurio dijo...

Es un gran problema de los escritores, estancarse y obstinarse en acelerar (quizá de eso tenga culpa algún editor impaciente, lo ignoro) de tal forma que se hunden, se embarran y terminan quedándose en el sitio gritando siempre lo mismo hasta que se desvirtúan, se vuelven pretenciosos o simplemente pierden la voz.

Siento no poder dedicar un comentario más inteligente sobre las obra, pero me temo que no he leído ninguna de las citadas.

un saludo

xGaztelu dijo...

LUZ DE MERCURIO, me resulta interesante la consideración que haces sobre el "editor impaciente": desconozco ese mundo y por eso puedo estar diciendo una simpleza -tú seguro que sabe mucho más- pero imagino que debe ser complicado el equilibrio entre el respeto al autor y el cumplimiento de contratos: da pena pensar que un buen escritor o una buena obra se puedan ir al garete por un prisas que urge por motivos comerciales, pero a la vez está claro que el editor no se puede jugar el cocido esperando a que llegue la inspiración ...

xG