sábado, 26 de septiembre de 2009

BREVE PERO AUTÉNTICA HISTORIA DE LA PINTURA ITALIANA, de ROBERTO LONGHI



Otro de los libros que he leído este verano –ya comenté TORMENTO- fue BREVE PERO AUTÉNTICA HISTORIA DE LA PINTURA ITALIANA, un tratadito del crítico italiano ROBERTO LONGHI. Lo tenía desde hace tiempo en el montón de pendientes, pero nunca me había animado; y en agosto, con tiempo por delante, me lancé. No es que sea un libro largo, ni muchísimo menos; más bien es un texto corto de la etapa inicial de su trabajo como historiador: se trata de unos apuntes que preparó en 1914 -tenía 24 años- para los alumnos del liceo donde enseñaba.

En la edición que he leído (LA BALSA DE MEDUSA 69) tras una larga y quizá un punto erudita introducción de CESARE GARBOLI, que supone en el lector conocimientos básicos de arte y de crítica de arte, se recoge el texto de LONGHI y algunas láminas de los cuadros que va comentando al desarrollar su discurso. Estructura el texto en dos partes: titula como “IDEAS” la primera, y en ella desarrolla los parámetros que utilizará para clasificar y explicar a los artistas y sus obras; en la segunda parte “HISTORIA, Desarrollo de la pintura italiana” repasa la evolución de la pintura desde los mosaicos romanos de los primeros siglos hasta CARAVAGGIO. Remata sus apuntes con un capítulo de conclusión, en el que señala como la pintura italiana se universaliza.

Aunque no soy nadie para contradecir a un reputado historiador del arte, no comparto del todo la forma de pensar del LONGHI en BREVE PERO AUTÉNTICA HISTORIA DE LA PINTURA ITALIANA (he intentado resumirla pero me sale una cosa tan larga y farragosa que la he borrado corriendo). Me limito a señalar que, en mi opinión, le constriñe demasiado el intento de encajar toda la pintura italiana en las pocas categorías que utiliza, y en ocasiones no le queda más remedio que forzar las cosas para que se ajusten a su teoría. Por otro lado, esa pretensión suya de dar una autonomía absoluta a la pintura sin tener en cuenta lo que se pinta me parece muy matizable, en especial en una historia de la pintura. Intento explicarme: si no entendí mal, a LONGHI sólo le interesa lo que podríamos llamar técnica global del pintor, con independencia del tema que se pinta: lo importante son los parámetros artísticos (composición, color, luz, perspectiva, expresividad, perfección técnica ... y lo que la obra provoca en el espectador), pero le da más o menos igual que aquello sea una diosa clásica o una santa o una odalisca. El ejemplo es mío y no suyo, así que puede no ser acertadísimo (incluso puede ser desacertado), pero yo pienso que eso no es así: durante siglos la pintura no ha sido autónoma, ha estado al servicio de, y eso implica un montón de connotaciones que, si se conocen, ayudan a valorar adecuadamente una obra.

A pesar de lo dicho, BREVE PERO AUTÉNTICA HISTORIA DE LA PINTURA ITALIANA (en italiano suena fenomenal: BREVE MA VERIDICA STORIA DELLA PITTURA ITALIANA) me ha parecido muy interesante para repasar la historia de la pintura (italiana, claro), me ha gustado la interpretación que hace al final –esa conclusión que en mi cabeza titulé de Italia la mundo-, y encuentro que es un texto utilísimo para profundizar en el análisis de las obras de arte. BREVE PERO AUTÉNTICA ... enseña a ver los cuadros, muestra en qué aspectos se puede fijar uno para valorarlos, para entenderlos mejor, para descubrir todo lo que tienen. Es verdad que el texto a veces no es entretenido; que las láminas que lo acompañan (al menos en la edición que he trabajado) podían ser infinitamente mejores; además, ahora –a pocas semanas de la lectura- si no repaso las notas que tomé no sería capaz de repetir más que algunas ideas generales; pero sospecho que ROBERTO LONGHI deja dentro del lector una forma de mirar y de analizar que tiene interés. No pondré un 10 a BREVE PERO AUTÉNTICA HISTORIA DE LA PINTURA ITALIANA, pero sí ha valido la pena el tiempo que le he dedicado.

He empezado esta entrada con uno de los cuadros que LONGHI utiliza en su exposición: Retrato de Hombre, de ANTONELLO da MESSINA (c. 1475, óleo sobre tabla, 31 x 26 cm, Galleria Borghese, Roma). Siendo muy bueno, no es una obra que me apasione, ni tampoco LONGHI le da una importancia capital en la historia de la pintura. Lo he elegido por dos motivos: primero porque la explicación del pintor que se hace en BREVE PERO AUTÉNTICA ... me ha parecido brillante; y segundo porque me gusta tanto su CRISTO MUERTO del MUSEO DEL PRADO –LONGHI no lo cita- que, a la hora de seleccionar imagen, he tirado hacia ANTONELLO. En un comentario a la entrada sobre la exposición de JOAQUÍN SOROLLA en el MUSEO DEL PRADO dije que si tuviera que quedarme con uno de sus cuadros no sabría cuál elegir; en cambio, si me dejaran llevarme dos o tres obras del PRADO, una sería ese CRISTO MUERTO, segurísimo.

7 comentarios:

Alfaraz dijo...

Te doy la razón en lo del Cristo Muerto de Messina, no se yo si entre los 5 mejores pero cerca le andará.
Además es de lo cuadros que te encuntras siempre porque lo tienen colocado practicamente en un sitio de paso.


.

loquemeahorro dijo...

Sí, el cuadro realmente llama la atención, lo que no es fácil dentro del Museo del Prado.

El título en italiano, realmente es genial

xGaztelu dijo...

Recordarás, ALFARAZ, que el cuadro de MESSINA está junto a LA DORMICIÓN DE LA VIRGEN, de MANTEGNA: otra de las joyas “poco conocidas” del museo.

LOQUEMEAHORRO, es una preciosidad de cuadro, con ese Cristo muerto tan muero –realmente exánime- y ese angelito desconsoladísimo; todo enmarcado en ese paisaje ... Suelo dedicarle un rato siempre que me asomo al PRADO, vaya a ver lo que vaya a ver. No lo perdono.

xG

maribel dijo...

Hola XGaztelu
menuda reflexión, aún sin leer el libro, entiendo tu argumentación, ya que la mayoría de manuales tienen predilección por "enseñarnos a ver" el cuadro, desde parámetros como dices artísticos, cuando para el espectador si es determinante qué ve, un diosa clásica, una santa o una odalisca ( buen ejemplo), y qué hay detrás del cuadro.

Yo le pondría reparos desde el principio al título, la historia de la pintura italiana, al margen de su catalogación, no puede ser breve. Aún así le pones un 10, por lo que el libro merece un vistazo!
Recuerdo el de Mantegna, pero no el de Messina (hablo de la situación en el Museo), siempre hay una excusa para una nueva visita.
¿qué elegir de El Prado? ¿Cuanto tiempo tengo para contestar?....
Un saludo ;-)

xGaztelu dijo...

MARIBEL, haces la pregunta del millón: ¿Qué elegir de El Prado? Cuando escribía mi comentario sobre MESSINA me preguntaba: si pudiera elegir dos o tres ¿cuáles serían? Y, claro, resulta imposible contestar, porque vienen de golpe a la cabeza un montón de obras todas magníficas y que me gustan (no es lo mismo ...), que colgaría en casa y no me cansaría de admirar.

Respecto al libro, realmente no le pongo un 10, pero creo que sin ser imprescindible el vistazo –por lo menos un vistazo rápido- sí se lo merece.

xG

Varenka dijo...

xG, ya te comenté una vez que conocí tu blog con "La carretera" de CM y lo fiché por tu comentario a "Retorno...", (La Novela). Pero no te había dicho que también lo hubiera fichado por esta entrada, que vi más tarde. 

 "El Cristo muerto" de Antonello estaba en el libro de Historia de Arte de COU. Me gustaba muchísimo y, cuando años después fui al M. del P, fue la primera obra que busqué. Ayer mi corazón volvió a palpitar un poquito más rápido delante del "Ángel sosteniendo a Cristo muerto".

Me sigue sorprendiendo que sea tan emocionante estar delante de las obras originales, que hemos visto mil veces reproducidas.

xGaztelu dijo...

VARENKA, a mi también me sorprende. Me entusiasma la capacidad de las obras de arte para interpelarnos una y otra vez, me entusiama que no nos dejen acostrumbrarnos a lo sublime. Me parece maravilloso que cada vez que voy al Prado (ojo: no es que me pase allí el día) pueda pararme delante de ANTONELLO y conmoverme con esa cara de Cristo completamente agotado, exhausto, que no le queda nada, entregado hasta el final; y con ese ángel que personifica la Tristeza Absoluta ... Un lujo.

También planteas el tema del original vs la copia: daría para hablar un ratazo.

xG