martes, 9 de diciembre de 2008

VINIERON COMO GOLONDRINAS, de WILLIAM MAXWELL


No conocía a MAXWELL hasta que me pasaron VINIERON COMO GOLONDRINAS. Además de la recomendación, la contraportada me pareció interesante, así que comencé a leerlo. Se trata de un libro sencillo, amable, de esos que a medida que avanzas te vas diciendo que no tiene nada de especial, pero que no lo dejas y a cuando llega el final le has tomado cierto cariño.

VINIERON COMO GOLONDRINAS cuenta, desde tres ópticas distintas, la presencia-importancia-peso de la madre en la familia, en este caso al hilo de su enfermedad y muerte: primero es BUNNY, el hijo de 8 años, quien relata dos días de su vida y muestra el papel que tiene ELIZABETH en ella; después es ROBERT, el hermano mayor (11 años) quien nos va contando cómo se siguen desarrollando los acontecimientos y cuál es la relación con su madre; la tercera parte de la novela relata la reacción de JAMES MORISON, el marido de ELIZABETH, en los momentos inmediatamente posteriores a la muerte de su mujer (que aún no ha sido enterrada).

Resulta entrañable ver como, con pequeñísimos detalles todos muy normales, ELIZABETH sabe ser la referencia para los que viven a su alrededor: significativamente la tercera parte del libro se subtitula SOBRE UN PUNTO CARDINAL (cita que, como el título de la novela, proviene de un poema de YEATS que abre el texto). Y esto, con sutileza y sensibilidad, sin caer en la cursilada o el dramón, a pesar de su muerte por gripe (gripe que, por cierto, apellidan española, como se decía entonces).

Me han venido a la cabeza otras dos novelas que he leído recientemente –más o menos recientemente- de madres muertas: EN TIEMPO DE PRODIGIOS, de MARTA RIVERA DE LA CRUZ, y LA FORTUNA DE MATILDA TURPIN, del enorme ÁLVARO POMBO. De la primera recuerdo como especialmente bien cogido el sentimiento de la hija que ha perdido recientemente a su madre (la parte de la aventurilla en flash-back resulta más floja). De la segunda, he rebuscado algunas notas que escribí al leerla y quizá me anime algún día a publicarlas en selecciónARTE.