martes, 15 de febrero de 2011

EL ESPLENDOR DEL ROMÁNICO, en la FUNDACIÓN MAPFRE/RECOLETOS de MADRID

Dejando a un lado su habitual línea de trabajo centrada en el arte de finales del XIX y principios del XX, la FUNDACIÓN MAPFRE trae a Madrid auténticos tesoros (creo que no exagero mucho) del MUSEO NACIONAL DE ARTE DE CATALUÑA.

Tuve la oportunidad de ver EL ESPLENDOR DEL ROMÁNICO el mismo día de su inauguración (no tiene ningún mérito especial, ni tampoco especial intención: comí muy cerca y, despedidos los comensales, me acerqué al Paseo de Recoletos). Con una afluencia de visitantes razonable, pude ver la exposición con tranquilidad y detalle. Me gustó mucho. Y me gustó todo lo que vi.

Siempre me ha interesado el arte románico, y la vedad es que disfruté en este recorrido de buenos ejemplos del arte medieval, fundamentalmente catalán. Primero los frescos; luego el trabajo en piedra (la DOVELA DE RIPOLL me pareció sensacional); después la pintura sobre tabla en frontales de altar y baldaquinos, todos espectaculares; enseguida las tallas de Cristos crucificados o en majestad (la MAJESTAD BATLLÓ es impactante); y finalmente la orfebrería, cuidadísima y rica. Auténticos tesoros, ya lo decía al comenzar.

Cuando uno termina el recorrido se reafirma en la riqueza de lo medieval, en la fuerza de una religión que inspira un arte simbólico, bello, y a la vez tremendamente pedagógico. Y es que uno acaba de ver un arte que pretende enseñar, enriquecer y engalanar la arquitectura del espacio sacro -el templo- y las propias funciones litúrgicas. Un arte anticlásico y antinaturalista, que no persigue el detalle ni se pierde en lo superfluo. Un arte vigoroso, esquemático, expresivo, que busca transmitir un mensaje muy concreto. Un arte que persigue la claridad expositiva, que le tema salte a la vista y que el hombre no se pierda en lo superfluo ni se despiste. Un arte con sus propias reglas, que hay que conocer para no disparatar al comentarlo: ¡todavía alguno se atreverá a decir que el medioevo fue una época oscura!


Además, la instalación está lograda: normalmente no estoy cómodo en las salas de esta sede, me parecen –las salas y la sede en conjunto- poco acertadas. Pero en esta ocasión el montaje está conseguido, con sus paredes en negro y la iluminación con la intensidad necesaria y bien dirigida. La sala circular donde se ha colocado la MAJESTAD BATLLÓ es para estar allí un buen rato.

En fin, que EL ESPLENDOR DEL ROMÁNICO me ha parecido una exposición muy buena, de esas que no hay que perderse: está abierta hasta le 15 de mayo. Además deja dentro enormes ganas de visitar también el MUSEO NACIONAL DE ARTE DE CATALUÑA: no lo conozco, y tendré que buscar la ocasión ...

9 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Cuando era (más) joven, apreciaba más el impresionismo u otros estilos más "clásicos", pero con los años he ido sintiendo una inclinación cada vez mayor hacia el románico y su particularísimo encanto.

Lo que yo siento, tú lo has expresado

Veo bastante improbable que vaya al museo de Arte de Cataluña y no por falta de ganas, así que esta no me la pierdo, (como bien sabes) sola o "en compañía de otros".

lammermoor dijo...

Buen, Loque, si quieres compañía de otra y no te importa repetir exposición, en mi parada técnica en Madrid (y si el comandante no me la juega) aprovecharé para ir a verla. ¡Qué lo sepas!

xGaztelu. A veces me hace gracia cuando hablan de la cultura "eminentemente visual" de ahora.

Doña Umé dijo...

Yo la vi el mismo lunes por la tarde, porque como los lunes por la mañana cierran, despista un poco y hay menos gente.

Me pareció preciosa, y como bien dices, es para pasarse un buen rato contemplando algunas de las piezas.

Realmente, La Majestad de Batlló tiene todo el encanto del mundo.

Hay que aprovechar los primeros días para ver la exposición, porque luego las colas van a ser monumentales, y las salas, no son muy espaciosas que digamos.

Un abrazo

xGaztelu dijo...

LOQUE, qué bien dicho eso de particularísimo encanto. Y lo de la compañía, no tires la toalla: ya sabes que nunca es fácil cuadrar agendas, pero si no se intenta …

LAMERMOOR, cierto, muy cierto lo de la cultura visual: aquello sí que era eminentemente -absolutamente- visual. Así que ya sabes, “tonterías las justas”: había que ir al grano de la manera más clara posible (y a la vez de manera bella).

DOÑA UMÉ, te diré que me alegra mucho verte de nuevo por aquí. Y que me alegra que coincidamos sobre esta expo. También voy yo descubriendo que los primeros días son bastante buenos, cuando todavía no se ha corrido la voz por todo Madrid (aunque recientemente he tenido una experiencia surrealista en el recién re-estrenado Museo Cerralbo que contaré un día de estos: la estoy dejando reposar, para no atacar en caliente …).

xG

maribel dijo...

Hola Xgaztelu, Románico, la educación a través de la imagen, uno siempre tiene la sensación de no saber lo suficiente. Sus códigos,su simbolismo...y luego nos creemos que inventamos, jejeje.
Qué pena no tener una parada técnica pendiente como Lammermoor para acercarme a verla

Conseguimos hace un año o así visitar Boi-Taull (una maravilla para ver en contexto la fuerza de este estilo) y el claustro del monasterio de Silos fue una de mis visitas repetidas durante años a todo el que nos visitaba en vacaciones...desde entonces encontrar esos capiteles escondidos y sus historias es una costumbre adquirida...
Os gustarían las piezas del BBAA de Bilbao!!

Lo del Cerralbo...y esa compañía que precisa
Loque...no sé, no sé..
Un abrazo ;-)

Carol dijo...

Bueno, yo ya he ido dos veces, je je, una sola y otra arrastré a mi chico, y la verdad es que me alegro de haber vuelto, la primera vez fue al día siguiente de inaugurarse y estaba a tope, con grupos de niños y todo. La segunda vez fuimos sobre las 14.30-15 horas y estábamos solos, prácticamente, un lujazo, especialmente porque momentos antes había una cola de cuidado. a mí también me ha gustado todas las piezas, especialmente las pinturas murales y los cristos, el de Batlló que es una maravilla. Un abrazo

xGaztelu dijo...

MARIBEL, no eres la primera que comenta lo del museo de Bilbao: además de Barcelona apuntaré en mi interminable lista de pendientes vuestro Museo de Bellas Artes, porque aunque he estado allí no recuerdo las obras del románico (la verdad es que por desgracia no recuerdo apenas nada …). Y del Cerralbo ya os contaré: insisto, surrealista!

CAROL, lo tuyo es ejemplar (y envidiable): no sólo no te pierdes una exposición, sino que las ves enseguida y por duplicado! Es verdad que las horas del medio día son muy buenas, y más para ésta, que hay que verla con calma.

xG

loquemeahorro dijo...

Estuve el viernes y volvía ahora mismo a verlo encantadísima.

Qué riqueza y qué variedad. Lo mejor o por lo menos lo más original para una visitadora oficial de iglesias castellanas, la pintura policromada que no puedes ver (al contrario que capiteles, sagrarios etc... ) fácilmente.

Tu selección fotográfica, muy acertada: El grifo (que si me dicen que ha salido de Pompeya me lo creo), el San Juan, la Majestad Batlló... Y el colorido de los pantocrators, en sus diferentes versiones. Una maravilla.

Añadiría ese báculo con un San Jorge y el dragón, y esas serpientes ...

Eso sí, fui a las 3 y media de la tarde, y a eso de las 5, empezaba a haber demasiada gente ¡Volved todos a vuestras casas que está el Sálvame!

xGaztelu dijo...

LOQUE, ¿verdad que es güena güena? En el báculo me fijé, aunque he de reconocer que ya iba un poco rápido: si me dices que eran lagartos en lugar de serpientes, me lo creo igual ...

xG