lunes, 20 de diciembre de 2010

IGLESIA DE LA BUENA DICHA, de FRANCISCO GARCÍA NAVA, ARQUITECTO, en MADRID.

Aquí está la ya varias veces anunciada entrada sobre la IGLESIA DE LA BUENA DICHA, un edificio singular muy próximo a la Gran Vía, que durante años he visto cerrado y ahora está de nuevo abierto al culto después de una restauración minuciosa.

El precedente de la IGLESIA DE LA BUENA DICHA es un hospital fundado por Fray SEBASTIÁN DE VILLOSLADA en 1594 y, junto a él, un pequeño cementerio. Su promotor también erigió una Hermandad para atender a pobres y a los enfermos de la zona: la Hermandad de Nuestra Señora de la Concepción, que será conocida como Hermandad de la Buena Dicha. Las crónicas de nuestra Guerra de Independencia cuentan que durante el levantamiento de mayo de 1808 se atendió en este hospital a algunos de los heridos, y en su cementerio se enterraron los cuerpos de dos personajes muy madrileños, MANUELA MALASAÑA y CLARA DEL REY. El hospital fue demolido cuando acaba el siglo XIX, y en 1916/17 el arquitecto FRANCISCO GARCÍA NAVA construyó en ese mismo solar la actual IGLESIA DE LA BUENA DICHA, con el impulso y apoyo del MARQUÉS DE HINOJARES (enterrado, junto con la Marquesa, en el presbiterio de la iglesia). Durante la Guerra Civil el templo sufrió daños (no he podido aclarar hasta qué punto quedó deteriorado) y en 2003 se cerró –ya lo hemos comentado arriba- para ser restaurado.

El edificio está situado en una parcela relativamente estrecha y relativamente larga con fachada a dos calles: la principal al número 25 de la calle Silva, y la posterior a la calle de los libreros. La planta está formada por dos elementos rectangulares que se rematan en capillas laterales, y una gran cabecera cuadrada con un pequeño cuerpo adosado –rectangular en planta- donde se aloja el retablo. A los pies de la nave se sitúa un coro alto que ocupa el primero de los dos rectángulos mencionados. Los techos se resuelven con bóveda apuntada sobre los tres rectángulos –también el del retablo- y, sobre la zona cuadrada, una bóveda nervada octogonal con linterna central; en esta zona el color azul enfatiza la solución (el resto está acabado en un color arena, suave) supongo que con la pretensión de recordarnos el cielo.




Pero realmente lo más singular de la IGLESIA DE LA BUENA DICHA no es su planta: es su decoración (tanto al interior como al exterior), tremendamente de su momento. Una mezcla de todos los historicismos posibles reunidos sin ningún pudor (y sin demasiado rigor, todo sea dicho), que a la vez consiguen –en mi opinión- un acertado equilibrio. Soluciones románicas en las columnas del pórtico de acceso; soluciones góticas en los arcos apuntados que hay por todos los sitios; soluciones mudéjares en el juego de ladrillo de los torreones laterales de la fachada principal (que no son simétricos, por cierto) y en la fachada a la calle de los libreros; soluciones nazaríes y árabes en los capiteles (¿de madera?) de las columnas (¡de terrazo!), que podrían haber salido directamente de MEDINA AZAHARA, o en esos arcos de herradura polilobulados que se han escapado de la ALHAMBRA, o en las piezas cerámicas en paredes y techos ... Un alarde que podríamos llamar ecléctico pero que en realidad responde a un concepto modernista de la arquitectura (las vidrieras lo delatan ...).
Si tuviera que defender técnicamente esta iglesia seguramente no encontraría muchos argumentos; teóricamente es lo contrario de lo que opino, de mi idea de lo que debe ser la Arquitectura: hay confusión frente a claridad que siempre busco, hay exceso frente a sencillez que defiendo, hay recargamiento frente a serenidad que me interesa. Pero no puedo dejar de decir que la IGLESIA DE LA BUENA DICHA me parece muy interesante, por ser ejemplo logrado del pensamiento de un momento concreto de la historia de España, y por ser un templo en el que se puede rezar. Ya he explicado en alguna otra ocasión el valor que doy a que las cosas sirvan para lo que son: ¿qué alguno puede decir que la IGLESIA DE LA BUENA DICHA es un gazpacho de estilos insostenible? No me quedará otra que darle la razón. Pero es un gazpacho tan bien hecho que incluso los más ortodoxos (hablo de arquitectura) deberán reconocer que lo acertado del ambiente –que logra sobradamente el uso buscado- puede justificar el exceso formal.

También es de FRANCISCO GARCÍA NAVA la capilla del cementerio de La Almudena: ahí sí que se descubre con mucha más claridad el modernismo, y seguramente tendrá un hueco en selecciónARTE.

Acabo diciendo que mientras hacía las fotografías que ilustran esta entrada (y las que se pueden ver también aquí) se me acercó un caballero:

- (Él) ¿Ha pedido usted permiso a alguien para hacer fotos del templo?
- (Yo) Pues la verdad es que no ...

Resultó ser el “representante de la propiedad”, el Hermano Mayor de la Cofradía propietaria del edificio. Estaba en todo su derecho de preguntar y, cuando le expliqué mi interés arquitectónico, no sólo me permitió hacer las fotografías, sino que me explicó brevemente y a la vez con cierto detalle la iglesia, su historia y algunos de sus símbolos. Supongo que nunca leerá esta entrada, pero en cualquier caso le agradezco desde aquí el rato que me dedicó y lo amable que fue: da gusto encontrar gente así.

7 comentarios:

maribel dijo...

Gracias, gracias, gracias XGaztelu por este inesperado regalo de Navidad, las fotos son magnificas, prioridad alta para nuestro próximo salto a Madrid, y desde luego me llevo tus apuntes, a falta del original, jejeje ¿te podemos sobornar?

Si te digo que veo paralelismos con la Sinagoga de Budapest te estarás preguntando que pronto tomamos la copa de Navidad los de Bilbao...pero es así.

Lo de los permisos y las fotos, como me suena.....
Qué apropiada la cabecera, un abrazo navideño ;-)

loquemeahorro dijo...

Voy a insistir en lo de que el interior de las iglesias madrileñas es el gran desconocido, claro que si ha estado tantos años cerrada (y no es la única).

Me ha gustado mucho la entrada porque pone palabras a lo que, sin tener el más mínimo conocimiento al respecto, ya me había parecido en más de una iglesia: Que tienen un colacao importante de estilos, entre los cuales me llama especialmente la atención el neo-mudejar (o lo que yo creo que es neo-mudejar, vaya).

Iré con tus apuntes.

xGaztelu dijo...

‘sagerada, MARIBEL, que diría Forges. Las gracias las doy yo, y soy yo el que me apunto lo de Budapest (acabo de leer vuestra última entrada): entre unos y otros nos vamos descubriendo cosas interesantes, aunque sospecho que tu pista debe tener más “qué” que la mía.

LOQUE, ya sabes, era la ya época de los colocaos. Yo antes no podía ni verlos y cada vez los valoro más: sin saber cómo, me interesan cosas y arquitectos de los que hace años habría renegado … debe ser, sin duda, que me estoy haciendo muuuuy mayor.

Feliz Navidad a las dos!

xG

Carol dijo...

Me ha parecido muy interesante esta entrada, siempre me había preguntado por qué era tan extraña esta iglesia, a ver si me acerco un día a verla. Un abrazo

xGaztelu dijo...

CAROL, si tienes ocasión, vale la pena acercarse: es un poco “folclórica” pero a la vez interesante si –como pasa con todo- conoces los motivos del “folclore”.

Feliz Navidad!

xG

Elena Rius dijo...

Poco a poco me voy poniendo al día de tu blog y quiero agradecerte esta serie de entradas sobre iglesias de Madrid. Soy de las que entran en todas las iglesias que pillan a su paso, no para rezar, me temo, sino porque muy a menudo se hacen descubrimientos artísticos muy interesantes. Desconocía todas estas iglesias que mencionas y me ha peuntado algunas para próximas visitas madrileñas (en especial, la de San Antonio de la Florida, claro, a pesar del personal).

xGaztelu dijo...

Ya sabes, ELENA, que en Madrid no tenemos templos espectaculares, pero sí hay muchos que tienen interés: a mi me divierte ir de vez en cuando a verlos. Algunos son realmente buenos, otros son más folclóricos pero también interesantes: desde hace cierto tiempo estoy redescubriendo y reconciliándome con algunas iglesias que antes “no podía ni ver”, sobre todo las historicistas de finales del XIX y principios del XX: supongo que me estoy haciendo mayor … Precisamente ahora estoy encajando una entrada que espero colgar a lo largo de este mes sobre la iglesia del cementerio de La Almudena, del mismo arquitecto que iglesia de La Buena Dicha.

xG