miércoles, 9 de septiembre de 2015

EL MUSÉE HERGÉ en LOVAINA LA NUEVA, y el MUSÉE DE LA BANDE DESSINÉE en BRUSELAS


Si una de las cosas más impactantes que vi en Bélgica fue LA ADORACIÓN DEL CORDERO MÍSTICO, una de las más divertidas han sido dos museos dedicados al cómic, el MUSÉE HERGÉ y el MUSÉE DE LA BANDE DESSINÉE. Dos visitas que valen la pena, claramente recomendables.

Es mundialmente conocida la afición de los belgas al cómic, y ya he comentado en selecciónARTEmi interés por el mundo de TINTÍN, así que tenía muchas ganas de conocer el museo que la fundación MOULINSARD ha levantado en LOVAINA LA NUEVA para albergar el legado de GEORGES REMI, y el CENTRO BELGA DEL CÓMIC, en BRUSELAS, un museo dedicado a la tira animada.




En el MUSÉE HERGÉ se pueden ver muchos dibujos originales, tanto de TINTÍN como de los otros personajes creados por GEORGES REMI. Conviene decir, por cierto, que aunque hay un aclara pretensión -razonablemente lograda- de no centrar el museo en TINTÍN, al final el joven reportero belga acaba siendo bastante protagonista del conjunto. El museo también presenta un buen repaso a la historia y evolución de cada uno de esos personajes, una buena contextualización del trabajo y la vida de HERGÉ, un estudio de las influencias en TINTÍN y de TINTÍN, muestras del trabajo preparatorio y de documentación para cada una de las aventuras, incluso un análisis de su aproximación a lo científico y a la ciencia. También hay alguna instalación dedicada a la extensión mundial de TINTÍN (ejemplares de sus libros en gran variedad de idiomas repetidos hasta el infinito por un sencillo juego de espejos), una zona destinada a exposiciones temporales, una buena tienda (no barata, ciertamente), la cafetería LE PETIT VINGTIÈME… El edificio del MUSÉE HERGÉ fue proyectado y construido por el arquitecto CHRISTIAN DE PORTZAMPARC. Se inauguró en 2009. Sin ser el no va más, está logrado: mucha luz, espacio interesante, circulaciones razonables. Y, sobre todo, un edificio divertido para albergar un contenido divetido.




El MUSÉE DE LA BANDEDESSINÉE tiene otro carácter. Expone el trabajo de varios dibujantes belgas -también HERGÉ tiene su zona, muy buena por cierto- pero lo que me pareció sensacional es la parte en la que se explica el proceso creativo de un cómic, desde los primeros bocetos hasta el resultado final en tienda, pasando por el proceso de aviñetado (este palabro me lo acabo de inventar), tintado, coloreado, la elaboración del guion, la elección de la portada… ¡MUY MUY interesante! Un edificio construido en 1906 por el gran VICTOR HORTA para alojar los almacenes WAUCQUEZ, debidamente rehabilitado -y presidido por un enorme gorro de SPIROU- alberga ahora el museo: otro motivo para visitarlo.