miércoles, 26 de octubre de 2011

MANHATTAN TRANSFER, de JOHN DOS PASSOS

Hace años –muchísimos años- leí AÑOS INOLVIDABLES, donde JOHN DOS PASSOS relata sus años de juventud. Es un libro del que guardo un recuerdo estupendo, y en su día –estaba haciendo la carrera- me pareció de lo más inspirador. Si hoy lo releyera no sé si me diría lo mismo que entonces o no, pero la realidad es que no había leído nada más de DOS PASSOS y tenía ganas de hacerlo, así que me lancé con MANHATTAN TRANSFER.

Me ha resultado una novela desconcertante, difícil de seguir. La definiría como una colección gigante de imágenes, un conjunto de relatos personales entrecuzados, siempre con la ciudad de Nueva York como escenario. Las historias de cada uno de los personajes funcionan como piezas sueltas, que en ocasiones se relacionan y otras veces no tienen nada que ver. Es verdad que hay un puñado de protagonistas (especialmente Ellen Tatcher y Jimmy Herf) que aparecen con mucha frecuencia y a quienes resulta fácil distinguir, pero también hay otros que uno no sabe bien quiénes son ni de dónde salen: aparecen y desaparecen como el Guadiana. Además, en general las historias nos cuentan fracasos, son tristes y poco esperanzadas.

He tardado mucho en leer MANHATTAN TRANSFER, quizá porque no he sentido esa urgencia que algunas historias a veces provocan; y desde luego no tiene nada que ver con mi recuerdo de AÑOS INOLVIDABLES. Pero aún así me ha parecido interesante, y me alegro de haber dedicado a MANHATTAN TRANSFER el tiempo que le he dedicado: es una obra singular y realista, que refleja bien la situación de una sociedad, la americana de principios de siglo XX, y una ciudad, Nueva York.

Un factor que seguro ha influido en esta sensación extraña es la forma de leer: he utilizado un e-book, y en un texto tan complejo, que necesita –o al menos yo he necesitado- rebuscar nombres, retroceder de vez en cuando, repasar situaciones y escenarios, el libro electrónico se lo pone francamente difícil al lector. Así como otras historias más lineales se leen estupendamente en la pantalla, esta no, desde luego: pienso que hay que hacerlo a la clásica, en el entrañable papel de toda la vida que tantas ventajas sigue teniendo.

Como no tengo portada para ilustrar la entrada (el e-book tiene estas cosas), en lugar de buscar una cualquiera en la red la acompaño de algunas fotografías de Manhattan en la época en la que se escribió el libro, los años ‘20: Nueva York era ya entonces una señora ciudad.



4 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Es uno de esos libros que muchas veces he pensado que me "tenía" que leer, pero francamente, no tenía referencia directa de nadie que se lo hubiera leído.

Gracias por la información, por cierto, hace poco oí que Cela le debía, mucho-muchísimo, a este libro cuando escribió La Colmena.

¿Tú qué opinas? Porque de ser cierto, le quitaría el (escaso) mérito literario que tuvo el caballero.

xGaztelu dijo...

LOQUE, yo también he leído en algún sitio la relación entre MANHATTAN TRANSFER y LA COLMENA, pero "la verdad más verdadera" es que no he leído la novela de CELA ... y con tu comentario me han entrado ganas: quizá me anime.

xG

maribel dijo...

Hola Gaztelu, leí por segunda vez este título tras el 11-S. Para mi es un homenaje a la ciudad. Me encanta ver tus impresiones, ya que recuerdo que la primera lectura estaba acompañada de un esquema de los personajes. Una ciudad por hacer, una visión crítica del sueño americano..., lo incluía en la lista de libros sobre NYC, y tenía una entrada aquí hace mucho, mucho...que igual os interesa, Loque yo, con el de Cela, le veo un parecido como ese que le ven los abuelos a un nieto adoptado con su hijo a la misma edad...
Un abrazo ;-)

xGaztelu dijo...

MARIBEL, qué sabio eso del esquema con los personajes! Y qué verdad lo de la crítica al sueño americano, muy en la línea de las ideas políticas de DOS PASSOS en el momento en el que escribe el libro (luego se desengañó ...). Sobre CELA, tu comentario es bastante "rotundo", pero aún así quizá me anime con LA COLMENA. No recordaba vuestra entrada sobre el libro, sí en cambio la de los libros de NYC, de la que apunté alguna sugerencia.

xG