jueves, 22 de abril de 2010

EN LUGAR SEGURO, DE WALLACE STEGNER


Hace tiempo que no disfrutaba tanto con un libro. Libros buenos he leído muchos; y libros que me hayan gustado, también; incluso que me han gustado mucho. De buena parte de ellos –los más recientes- he dejado constancia en selecciónARTE. Pero hay una categoría por encima de la etiqueta “libro bueno” o “libro muy bueno” o “libro altamente recomendable”: la de “libro con el que he conectado absolutamente”. Quizá no sean obras maestras de la literatura universal, pero te dicen un montón de cosas. De este último grupo hay pocos, y uno de ellos es, sin duda, EN LUGAR SEGURO (CROSSING TO SAFETY, 1987). Sé que esta etiqueta tiene un alto grado de subjetividad, y por lo tanto mi opinión puede no ser compartida por todos: lo asumo.

Había leído la reseña de ISI, que me gustó. Había leído la reseña de ION, que en un comentario decía algo así como que por lo que me conocía –conocimiento virtual, porque nunca nos hemos visto, aunque creo que entendemos muchas cosas de la misma manera- pensaba que me iba a gustar: acertó.

Los que hayáis pinchado en los enlaces a FROM ISI y DE LIBROS QUE LEO ya conocéis el argumento de EN LUGAR SEGURO: la amistad entre dos matrimonios, los Lang (Charity y Sid) y los Morgan (Sally y Larry). Se conocen en 1938, cuando Sid y Larry son profesores en la universidad de Madison, y a partir de entonces surge una intensa amistad. La acción propiamente sucede en un solo día de 1972, cuando Sally y Larry van a Battell Pond, en Vermont, a visitar a los Lang porque Charity está muy enferma. El texto se divide en tres partes: en la primera, a primera hora de la mañana mientras Larry espera que su mujer se despierte recuerda en un largo flash-back el primer año de la relación entre los matrimonios, el inicio y la consolidación de la amistad. En la segunda parte, a medio día, una de las hijas de los Lang y su marido acompaña a los Morgan desde el pabellón de invitados a la casa principal, y vamos escuchando las conversaciones entre ellos: también a base de recuerdos cuentan -de una manera más fragmentaria que en la primera parte- cómo continúa la historia; sugiero leer con calma el capítulo en el que Larry recuerda el año que los dos matrimonios pasaron en Florencia: maravilloso. En la tercera, ya por la tarde-noche, el desenlace; quizá no sea el que muchos esperan, quizá a alguno no le convenza casi nada, pero es perfectamente coherente con todo lo que nos han contado en las trescientas y pico páginas anteriores. Como dice ION, conviene leerlo de un tirón.

La historia es buena, los entornos donde se desarrolla –especialmente Battell Pond, donde están las casas de los Ellis (la familia de Charity) y de los Lang- son buenos, la forma de contarla es buena. Los personajes secundarios son buenos. El ambiente culto, lleno de citas, de nombres, de versos y de música, es muy bueno. Y, sobre todo, los cuatro protagonistas son geniales, están magistralmente dibujados. STEGNER sabe mostrarnos sus lados buenos y sus lados malos, las virtudes y los defectos de cada uno, especialmente de los Lang (tiene que ser así, porque es Larry Morgan quien narra la historia). Lo hace de manera absolutamente real, construyendo unas personalidades llenas de bondad pero a la vez con defectos: creíbles, reales, y tremendamente magnéticos. Charity es ordenada y mandona, déspota a veces, pero siempre preocupada por los demás, buscando lo que le parece que es lo mejor para los otros, ajustado eslabón de una cadena familiar donde las mujeres son las que mandan y hacen avanzar a toda la familia. Sid es muy bueno, pero resulta poco osado e inseguro, casi apocado a veces, conformista; se desvive por su mujer y por su familia, por sus amigos, sabe olvidarse de él y vivir para los que quiere, sabe estar siempre en su sitio, hasta el final. Ambos –sobre todo él- son físicamente atractivos, guapos, fuertes, interesantes. Sally es tenaz y valiente, no se deja vencer por la adversidad, y la suya es de las grandes. Larry es inteligente, ingenioso, trabajador y audaz, sin miedo al futuro. WALLACE STEGNER consigue dar volumen a cada uno, y al final el lector –yo al menos- se acaba encariñando con ellos, admirando lo bueno que tienen y comprendiendo y perdonando lo malo. Son personajes de “carne y hueso”.

Le he dado alguna vuelta al título de EN LUGAR SEGURO ¿Cuál es ese lugar seguro del que nos habla Larry Morgan (o WALLACE STEGNER)? ¿Dónde está la seguridad a la que hay que llegar? (el título en ingles, CROSSING TO SAFETY, tiene un matiz de alcanzar una meta, llegar a un sitio, que en castellano se pierde un poco, o se da por alcanzada). Battell Pond puede ser el lugar seguro del titulo del libro: una referencia permanente, allí donde los protagonistas han desarrollado sus vidas. También puede hacer referencia a la actitud de Charity, siempre planificándolo todo –desde un día de picnic hasta la completa vida de la familia Lang- para asegurar que sale todo a la perfección. Pero creo que el lugar seguro no es un sitio. El lugar seguro al que hay que llegar es un sentimiento: el de la amistad y la generosidad por encima de cualquier diferencia, de cualquier desencuentro, de cualquier defecto. Ahí sí que se está bien. Pero la amistad hay que conquistarla, a la amistad se llega, la amistad se mantiene sólo si se trabaja.

Quizá estoy más entusiasmado de lo que debería, pero –ya lo dije nada más empezar- EN LUGAR SEGURO me ha parecido un auténtico hallazgo. Otro acierto de LIBROS DEL ASTEROIDE. Ya estoy buscando ÁNGULO DE REPOSO.

17 comentarios:

maribel dijo...

Como dices, XGaztelu, ya sois varios los enamorados de este libro y autor que yo tengo pendiente, a ver si le pongo remedio, puede ser hoy en el día del libro ;-)

(y estoy a la espera de tu entrada releyendo "Escritos"...)
Un abrazo ;-)

loquemeahorro dijo...

¡Qué maravilla encotrar un libro que realmente te convence! No sé a tí, pero a mí cada vez me pasa menos. Supongo que uno con los años se vuelve más crítico y menos entusiasta.
Así que cuando ocurre esto, realmente hay que confirmarlo. Me lo apunto para el plan (cada vez más) infinito.

xGaztelu dijo...

MARIBEL, LOQUE, ya sabéis que hay mil factores que hacen que un libro te guste o no. Por eso mis comentarios pueden ser muy muy subjetivos, pero la verdad es que disfruté mucho con EN LUGAR SEGURO, especialmente toda la larga primera parte. El final es más chocante, pero a mi me convence. Si llegáis a leerlo me interesará MUCHO vuestra opinión, que confirme o modere o contradiga la mía. Gracias por vuestros comentarios,

XG

Bibliobulimica dijo...

¡Feliz día del libro! yo lo tengo en mi librero esperando su turno para ser leído. ¡Con esta entrada, seguro que será prontito!

Isi dijo...

Es un libro especial. Me alegro de que te haya gustado.
Coincido en que el "lugar seguro" es más un sentimiento o una actitud ante la vida, que un lugar concreto, y que se encuentra entre los que más quieres.
El tema de Sally creo que fue el que más me impresionó, aunque el final también se las trae: Charity siendo Charity hasta el final!

Bueno, yo tengo ya en la estantería "Ángulo de reposo", a ver si lo empiezo rápido, porque la verdad es que le tengo muchas ganas.

Por cierto, que la últimoa reseña que vi de "En lugar seguro" fue de alguien que lo había dejado a medias diciendo que ya se preveía que más adelante habría alguna infidelidad. Le llamé de todo, educadamente, claro, y le dije que para opinar que mejor se lo hubiera leído entero. Ayyy es que todavía me acuerdo y me hierve la sangre ;)

xGaztelu dijo...

BIBLIOBULÍMICA, espero que te guste: ya ves que a mi me ha enganchado absolutamente.

ISI, a mi también me pareció muy interesante la figura de Sid, que -por Charity- saber estar en su sitio hasta el final, como ha hecho toda su vida: es su equilibrio perfecto, y lo consigue a base de un serio esfuerzo. Me parece ejemplar. Y lo que dices al final es otro dato más de: a) la cantidad de mala literatura que hay, que se ajusta necesariamente a los tópicos; b) la cantidad de malos lectores que hay, que no son capaces de descubrir un texto distinto y lleno de valores. Espero –sin prisa- tus comentarios sobre ÁNGULO DE REPOSO: seguro que lo atacas antes que yo.

xG

lammermoor dijo...

Mi supercomentario (por extensión) se volatilizó.¡ Porca miseria!
Decía que tengo muchas ganas de leerlo pero de momento me acaban de dejar Angulo de Reposo. Uno de esos "tochos" que estoy segura de que voy a disfrutar.

xGaztelu dijo...

Pues ya siento que se haya volatilizado, LAMMERMOOR, porque seguro que era interesante: la famosa -e incontrolable- nave nodriza que va abduciendo comentarios ... Ya nos contarás que tal ÁNGULO: tiene buenísima pinta. Y por lo que he visto, efectivamente es bastante tocho: habrá que atacarlo con calma.

xG

Ion Egúzkiza dijo...

Vaya, sí que te ha gustado: me alegra haber acertado. Leeré con gusto tu comentario sobre "Ángulo de reposo", a ver si me animas, que no me apetece mucho.

xGaztelu dijo...

ION, habrá que esperar, porque ya se han adelantado varios títulos en la lista de pendientes (que es casi tan difícil de manejar como la bandeja de entrada del Outlook).

xG

Ion Egúzkiza dijo...

:)

maribel dijo...

¿sección de quejas y reclamaciones?
Que estaba yo sin un momento libre este mes, pero leo su entrada y me voy a la feria del libro y me lo compro, y claro , los únicos ratos libres, ¿se los dedico al blog, a los amigos, a comentar?, pués no, se los dedico al Sr Stegner, Sid, Charity, Sally y Larry...y ahora vengo a quejarme,
!no quiero que termine...!
¿Quién me presta "Angulo de reposo"?

Gracias otra vez!!
De los personajes vengo y te cuento otro día, mi mente está en Vermont, en Florencia, en el Bargello, ¿pero como has podido hacerme esto...?

;-)

xGaztelu dijo...

Señora, nada de reclamaciones: avisada estaba Usted!

MARIBEL ¿verdad que es de lo más sugerente que has leído en mucho tiempo? Entras en un mundo del que cuesta salir, conoces a cuatro individuos con los que te gustaría estar. Y da una envidia tremenda esa estancia en Italia ... A mi esto me pasa con pocos libros: muchos me gustan, muchos me parecen buenos o muy buenos; pero “entrar” de verdad en un libro no pasa muchas veces. Me encantará leer tus comentarios a los protagonistas.

xG

lammermoor dijo...

Acabo de terminar En lugar Seguro (Ángulo de reposo sigue reposando -valga la redundancia- en la balda de próximas lecturas). Coincido contigo El lugar seguro no es un lugar físico sino un sentimiento, el de la amistad, leal y verdadera, que existe entre ellos.
Coincido contigo también en que la parte en que hablan de Florencia es buena. Qué razón tiene Charity ¡Qué afortunados son! ¿Poder permitirse el lujo de ir a los Ufizzi solo a ver este o aquel cuadro porque sabes que dentro de unos días, puedes ir a saborear otro! -y aún puedo considerarme afortunada por haber dispuesto de una mañana para dedicarle.
El final es ... el que tiene que ser supongo. Chariti es Chariti hasta el final, intentando planificar incluso la forma de irse y como siempre, la vida se encarga de demostrarle que no se puede tener todo bajo control.
A la vuelta de vacaciones publicaré mi entrada (ya la escribí-he escrito)

P.D: me gusta el parrafo en que habla sobre la ambición (lo tengo seleccionado para unas "palabras prestadas")

xGaztelu dijo...

LAMMERMOOR, espero tu entrada: me interesará saber si “es excepcional”, si “me ha gustado”, si simplemente “está bien”, si “no es para tanto”, o si “este xG ha leído un libro distinto del que he leído yo” … Ya ves que a mí me convenció plenamente.

xG

loquemeahorro dijo...

Lo leí poco antes de irme de viaje, y quizá porque me esperaba tantísimo (recordaba esta reseña, sobre todo), me ha decepcionado.

Desde luego que es un buen libro que está magníficamente escrito,pero a releyendo tu reseña, me sorprende el juicio tan opuesto que tenemos sobre la misma obra.

Quizá sea que me ha parecido redundante en muchos puntos, quizá que Charity me resultaba realmente odiosa, quizá que tampoco Larry (con su falsa modestia) me cayera muy bien.

La gratitud que les debían, al final, me ha resultado reiterativa como la explicación de los caracteres de los Lang, que queda más que clara con el asunto del te.

Más interesante me parecía la casi esbozada idea de la lejanía de ambos matrimonios con sus hijos (¿una relación casi inexistente o me lo parecía a mí?).

xGaztelu dijo...

LOQUE, si te digo la verdad, no siento esa decepción; o por lo menos no la siento del todo: un poco sí, pero no del todo. Un poco sí porque siempre es grato que coincidan contigo, e ingrato “engañar” a los amigos. Pero un mucho no porque quizá mi me gusto demasiado, y mi comentario puede ser exagerado. Sé que no a todo el mundo le ha pasado lo mismo que a mi, y es buenísimo –ya lo hemos comentado otras veces- que algunos hagáis contrapeso, para llegar a una posición más objetiva. Yo no tuve la sensación de redundancia que señalas: es verdad que insiste, pero no de manera torpe y repetitiva, sino de forma coherente, contándonos episodios distintos que –a lo largo de toda una vida- manifiestan siempre lo mismo. Lo de los hijos tendría que pensarlo, porque ahora mismo no sería capaz de dar una opinión ...

xG