lunes, 4 de enero de 2010

AMOR PERDURABLE, de IAN McEWAN


Joe Rose es un físico de cuarenta y tantos años; positivista y ateo, se dedica con éxito a escribir artículos divulgativos de temas científicos en revistas para el gran público. Clarissa es su mujer, estudiosa de la literatura inglesa, y concretamente de la poesía de Keats. Viven cómodamente en Londres, no tienen hijos y se adoran mutuamente.

Una tarde en la que, tras el regreso de Clarissa de una estancia de varias semanas fuera de casa, están merendando en el campo, presencian el accidente de un globo aerostático. Joe y algunas personas más tratan de echar una mano, y el resultado final es que uno de ellos, John Logan, resulta muerto. Jed Perry, un tipo extraño con una religiosidad a flor de piel, es otro de los que acude a auxiliar a los ocupantes del globo (un abuelo y su nieto). A partir de este encuentro casual, Jed, que sufre el síndrome de Clèrambault, una extraña patología psíquica, supone que Joe está locamente enamorado de él y comienza a perseguirle obsesivamente para corresponder a ese amor. Esta persecución complicará hasta límites insospechados la relación entre Joe y Clarissa: él no la maneja del todo bien y ella no termina de creerle.

AMOR PERDURABLE (ENDURING LOVE en versión original) es el relato que hace Joe, en primera persona, de toda la historia. Se completa con algunas cartas que Jed escribe a Joe, una carta de Clarissa, y el informe médico de Jed, que se incluye al final del relato.

Hasta ahora todo lo que había leído de IAN McEWAN me había parecido estupendo: LOS PERROS NEGROS, EXPIACIÓN, SÁBADO, EN LAS NUBES ... De AMOR PERDURABLE, en cambio, no puedo decir lo mismo.

AMOR PERDURABLE tiene un argumento extraño, con el que se conecta poco a pesar del estupendo arranque y de los esfuerzos del autor por hacérnoslo creíble (incluso trata de justificarlo científicamente con el informe médico final). Y dentro del argumento, otra trama también forzada: la supuesta amante de Logan, el difunto del accidente del globo. Una historia en general poco sólida y poco acertada.

AMOR PERDURABLE tiene un protagonista que, a pesar de su aparente inteligencia y capacidad (que quedan patentes al final de la novela), se mete en la boca del lobo cometiendo errores muy tontos en su relación con Jed, o que no sabe pinchar globos bastante elementales para resolver la situación con Clarissa. Además, el personaje de Jed Perry no es ningún un prodigio de definición.

AMOR PERDURABLE tiene largos pedaleos mentales del protagonista, que a veces lastran el ritmo de la narración (vamos, que se hacen pesados), resultan repetitivos y entorpecen el posible clima de suspense que podría haber tenido la novela.

AMOR PERDURABLE tiene un argumento muy manipulador, en el que el que el científico inteligente (Joe) es ateo, y el loco (Jed) es religioso, y de una religión bastante indefinida, por cierto: simpleza tramposa donde se pretende asociar religión con psicopatía o al menos con rareza más que notable capaz de originar enfermedades mentales.

AMOR PERDURABLE, en mi opinión, ni siquiera consigue reflejar bien la idea de inestabilidad: la novela trata de hacernos ver cómo una variación casual de las circunstancias puede desestabilizar una relación que de primeras parece sólida y duradera. ¿Es perdurable el amor? McEWAN nos dice que difícilmente. Pero claro, para llegar a esa conclusión antes hay que asumir una situación absurda y todos los errores que comete Joe. Pienso que cualquiera podría torear mucho mejor la situación y resolver esos mismos problemas sin grandes dificultades. O incluso se podría ir más allá al interpretar lo que nos cuenta McEWAN: el amor sólo es eterno cuando es fruto de la locura ...

Sabiendo lo maravillosamente bien que escribe McEWAN (en este caso lo volvemos a comprobar, todo hay que decirlo) y las posibilidades que ha demostrado sobradamente en otras obras, después de leer AMOR PERDURABLE a uno no le queda más remedio que preguntarse: ¿qué necesidad tenía IAN McEWAN de meterse en esos charcos?

Seguramente ninguna, y es una lástima, porque no sale bien parado.

También es verdad que cualquiera puede equivocarse, y que un autor no siempre puede mantener el listón altísimo: AMOR PERDURABLE es uno de esos baches que tiene cualquier carrera. Un bache, por otro lado, muy bien escrito, y que no disminuye el interés que tiene el autor.

10 comentarios:

maribel dijo...

Hola XGaztelu
Qué curiosa tu entrada.
Coincido contigo en que todo lo que he leído de McEwan me ha entusiasmado, más si cabe por sus cambio de registro, tal vez he leído poco y aún sigue sorprendiendome, Sábado, Amsterdam, Expiación, Chesil Beach.

He tenido este libro en las manos y la verdad no me he decidido, ahora tras tu reseña seguro que mi lectura no será igual.

Lo cierto es que todos los autores a los que sigo en varios libros, terminan teniendo alguno que no nos acaba de convencer, aunque como con los viajes y los recuerdos, al pasar el tiempo nos quedamos con lo bueno, !que tenemos Expiación para el Club de lectura!, un gran libro, una buena forma de acercarse a McEwan..., desde luego nos hará hablar, ¿verdad?
De momento ya quiero leer En las nubes o Los perros negros
¿continuamos?

lammermoor dijo...

Si que es casualidad (o quizás no) que cuelgues esta entrada sobre McEwan, cuando salió elegido en el club de lectura.
Reconozco mi escaso bagaje lector de autores norteamericanos que intento ir ampliando poco a poco. De momento (voy un paso por detrás) comienzo con los "Equidos de incontestable belleza".

P.D: a veces me siento acomplejada viendo cuantos autores habeis leído (y cuantas obras suyas) que para mí permanecen "inexplorados".

lammermoor dijo...

Rectifico en parte, a McEwan no puedo incluirlo entre los norteamericanos que debo leer porque no lo es. Pero aún así, no leí nada suyo.
Esta es una de las cosas buenas de un club de lectura (para mí); me hace conocer autores que de otra forma no leeería o tardaría siglos.

loquemeahorro dijo...

Yo conozco a este autor únicamente por las adaptaciones cinematográficas de su obra: Expiación que vi en un día muy triste para mí, para levantar el ánimo (gran elección, vive Dios), pero a la que no le guardo rencor.

Y esta que creo que se llama "Obsesión" o "Qué mal rollito me está entrando" porque la tuve que dejar a los 10 minutos. Y ni estaba deprimida ni nada, es que daba un mal rollo espantoso. Además en la película lo del globo pasa justo antes de que el tipo le pida matrimonio a su novia.
Al leer tu post he visto reflejado lo poco que vi en la película, y esa sensación de "¡¡Habla con tu novia y aclara las cosas, membrillo!!"

xGaztelu dijo...

LAMMERMOOR, ha sido casualidad: leí AMOR PERDURABLE hace varias semanas, y “desde el año pasado” tenía previsto publicar ayer la entrada. Y nada de complejos: aprovecha los comentarios, y si esos autores te parecen interesantes consigue algún título. Hace poco hablábamos en algún blog de la gozada que es “estrenar” autores: pues eso. A pesar de lo que digo en esta entrada, pienso que McEWAN es especialmente bueno, y EXPIACIÓN es una gran novela.

MARIBEL, yo para continuar con McEWAN tengo ganas de atacar ÁMSTERDAM. Y sobre AMOR PERDURABLE quizá sea bueno que busques otras opiniones: a mi me ha defraudado, y lo que digo creo que es verdad verdadera, pero ya sabes que hay mil motivos que pueden hacer que una novela nos entre mal ...

LOQUE, no te desanimes con McEWAN: vale la pena. Eso sí, yo no lo calificaría de “unas castañuelas”: no es muy muy animante. EXPIACIÓN novela está muy por encima de la media. EXPIACIÓN película –que he visto hace un par de meses, por cierto- me gustó también mucho (la escena de la playa con su larguísimo travelling cámara en mano es genial). AMOR PERDURABLE novela, regular; y AMOR PERDURABLE peli, de la que sólo he visto algunas escenas en YOUTUBE, tiene la misma pinta. Me ha gustado lo de mebrillo ¿Es un poco como FEREDICO?

xG

loquemeahorro dijo...

No, no se me han quitado las ganas de este autor, de hecho me apetece mucho leerme Expiación, a pesar de haber visto la peli en ese momento tan malo, y a que Keira N. necesitaba urgentemente un cocido, o un poco de membrillo
(sí, es como Federico, pero no es mío)

Ion dijo...

Pues me ahorras el esfuerzo y el disgusto, porque McEwan me gusta bastante. Gracias por la reseña.

xGaztelu dijo...

LOQUE, efectivamente un buen cocidito no le vendría nada mal, a la pobre, que da penita verla así de flaca ...

ION, qué alegría verte de nuevo por aquí. Ahórrate AMOR PERDURABLE, que no te pierdes nada ...

xG

loquemeahorro dijo...

Amsterdam no te la has leído ¿verdad?
Voy por la mitad, ya te comentaré.

xGaztelu dijo...

LOQUE, no he leído AMSTERDAM, pero tengo gana: ya nos dirás si vale la pena.

xG