viernes, 14 de junio de 2013

JAVIER CARVAJAL FERRER, ARQUITECTO, IN MEMORIAM


Acabo de enterarme de la noticia -triste noticia- del fallecimiento de JAVIER CARVAJAL FERRER, ARQUITECTO. Así, con mayúsculas: CARVAJAL ha sido, sin ninguna duda, uno de los grandes de la arquitectura española del XX. Un maestro.


A principios de octubre de 2009 comenté algunas cosas sobre CARVAJAL, en una entrada de selecciónARTE que arrancaba confundida. Hoy quiero enmendar aquel error –ya estaba enmendado entonces- y traslado aquí, ligeramente retocado, lo que escribía entonces …



Tuve la suerte de ser alumno de JAVIER CARVAJAL en la ETSAM. Recuerdo sus clases, sus correcciones de proyectos, sus comentarios: ahora los considero una suerte; entonces quizá los esperaba con cierto temor. Recuerdo el día que por un motivo tonto no fui con él (y con el resto de mis compañeros de clase) a ver la CASA CARDENAL, recién acabada. Recuerdo el CONCURSO DE IDEAS PARA UN FARO EN LA COSTA ESPAÑOLA. También recuerdo su última lección en el salón de actos de la escuela, en 1991, tan emotiva.



JAVIER CARVAJAL ha sido un gran arquitecto. Lo demuestran sus proyectos, todos sus edificios. He repasado de nuevo (ya los había trabajado) algunos de los que construyó en MADRID, y los encuentro magníficos: oficinas, edificios residenciales, centros educativos ...

El volumen casi triangular del núcleo de comunicaciones del edificio ADRIATICA, ahora propiedad de Alianz; la esquina del edificio de viviendas en la calle MONTESQUINZA; los largos volúmenes verticales de la TORRE DE VALENCIA y sus terrazas orientadas hacia el PARQUE DEL RETIRO; la torre de la plaza de CRISTO REY; la ampliación de la FACULTAD DE DERECHO DE LA UCM; CANTOBLANCO; El ZOO DE MADRID. Todos son ejemplo de la altísima calidad de este arquitecto, y desde luego de su capacidad plástica: qué afortunadas las maclas de volúmenes que se componen para formar piezas casi esculturales, sin caer en un formalismo simplón y falto de contenido. No he tenido oportunidad de visitar las viviendas unifamiliares, pero los proyectos y fotografías disponibles no hacen más que confirmar la genialidad de CARVAJAL como artista profundamente plástico.

Hay dos piezas que he visitado en alguna ocasión y que dejo para el final porque, en mi opinión, tienen menos interés (lo que seguramente no significa menos calidad, pues se trata de una apreciación personal): el antiguo BANCO INDUSTRIAL DE LEÓN (qué pobre reforma la de la planta baja, que tan buena pinta tenía; qué mal el enorme rótulo que ahora lo remata, tan desafortunado) y la ESCUELA DE INGENIEROS DE TELECOMUNICACIONES de la UPM.


Seguramente volveremos a hablar de JAVIER CARVAJAL en selecciónARTE, con motivo de una de las próximas cabeceras. Y quizá también hablemos en alguna ocasión de sus obras fuera de Madrid ...