jueves, 14 de abril de 2011

EL DANUBIO, de CLAUDIO MAGRIS


Desde hace mucho –años- tenía EL DANUBIO en la cabeza. Cuando Anagrama lo publicó en 1988, ya oí hablar de este título, aunque no siempre en el mismo sentido: para unos era una joya, para otros un ladrillo. En su momento lo ojeé y no me tentó demasiado. Pero hace unas semanas me lo volvieron a recomendar, y decidí lanzarme. Ahora que lo he terminado entiendo perfectamente ese abanico tan dispar de opiniones, desde la joya incontestable al bloque más infumable. Un libro singular, EL DANUBIO. Un texto largo, como el río, que a veces fluye rápido y vistoso, brillante, vigoroso … y otras lento, pausado, monótono o denso.

En EL DANUBIO, el germanista italiano CLAUDIO MAGRIS nos cuenta un viaje a lo largo de todo el río, más de dos mil ochocientos kilómetros desde sus fuentes en la localidad alemana de Donaueschingen (¿o es Furtwangen?), en la Selva Negra, hasta su desembocadura en la ciudad rumana de Sulina, en el Mar Negro. Allí por donde pasa el río MAGRIS va desgranado con más o menos detalle –no siempre profundiza igual- la historia, los sucesos y las personas relacionados con el lugar. Y, a la vez, va reflejando el carácter y el genio centroeuropeo, unas veces prusiano, otras resultado del imperio austriaco, otras de lo eslavo, magiar y balcánico.

La gran baza de EL DANUBIO es, en mi opinión, la riqueza y variedad de lo que nos cuenta: hay algunas consideraciones acertadísimas sobre el viaje y el hecho de viajar, y trae a la cabeza sitios espectaculares, destinos a los que ir o destinos que uno conoce (yo he disfrutado, por ejemplo, recordando mi visita al monasterio de MELK; o al Café HAWELKA y al KARL-MARX-HOF: la parte de VIENA puede ser una magnífica guía alternativa para recorrer la ciudad). Hace muchas reflexiones sobre la vida misma que son muy sugerentes; descripciones de lugares muy atractivas; relatos de historias, leyendas y sucesos muy amenos; presentación de personajes (del mundo de las letras, de la política, de la ciencia) realmente variados e interesantes. Es, sin duda, muy ilustrativo de la cultura y la vida del centro y este de Europa; una Europa viva con una historia rica que, por cierto, ya ha cambiado desde que MAGRIS publicó su DANUBIO en 1986.

El problema es que no siempre mantiene ese nivel de acierto, sugerencia, atractivo, amenidad e interés. Seguramente se trata de un problema personal, pero el texto es tan culto -aunque nada pedante, todo sea dicho- que en ocasiones cita, comenta y pormenoriza excesivamente cuestiones y personalidades muy muy centro-y-este-europeas, desconocidas para el lector (insito, al menos para mi): he de reconocer que he recorrido muy cómodo Alemania, Austria y Eslovaquia, pero me ha costado viajar de la mano de MAGRIS por la cultura y la política yugoslava, rumana y búlgara; o dicho de otra forma, he perdido una ocasión de adentrarme en esos terrenos, desconocidos para mi. Como el libro es largo, no consigue atraparte del todo: es verdad que se lee bien; es verdad que es ameno, incluso cuando el lector no sabe bien de quién o de qué habla porque no está familiarizado con los nombres o los sucesos; es verdad que, como el texto está estructurado en capítulos breves, es fácil parar si te satura ... pero no es, ni mucho menos, un libro de esos que estás deseando tener un rato libre para seguir leyendo, o al que le puedes dedicar un ratazo seguido.

Volviendo a lo que decía al principio, en mi opinión EL DANUBIO es mucho más una joya que un ladrillo, porque realmente es interesante y enriquecedor. A mi me ha gustado y estoy encantado de haberlo leído, pero entiendo que para algunos sea un tostón. No se puede pensar en la lectura de EL DANUBIO como quien lee un novelón: es un libro de viajes que hay que colocar más en la balda de los ensayos que en la de los relatos, y que –lo digo ahora que lo he terminado, pero yo no lo he hecho así- quizá conviene leer poco a poco, sin prisas, incluso sin necesidad de una continuidad estricta: me parece que es de esos libros –yo he encontrado pocos- razonablemente compatible con otros.

Acabo con un comentario de MAGRIS que me ha llamado la atención: Budapest. Tomo nota en mi lista de lugares pendientes. “Budapest es la más hermosa ciudad del Danubio; una sabia auto-puesta en escena, como en Viena, pero con una robusta sustancia y una vitalidad desconocidas en la rival austríaca. Budapest da la sensación física de capital, con un señorío y un autoridad de ciudad protagonista de la historia …”

10 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Perderse algunas referencias, si no son muchísimas, bueno, a mí lo que me importa es no estar pensando todo el rato:

- Ya, ya nos ha quedado claro que eres muy sabio. Hijo, qué orgullosa estará tu madre. Pero ¿puedes contarnos ya algo?

Y parece que en este caso no es así.

Gracias por la pista, no es un título que me atrajera en principio.

xGaztelu dijo...

LOQUE, no es así: a veces las cosas son más interesante y otras menos, pero siempre se leen bien. Lo que hay que evitar con EL DANUBIO es "el atracón" (conviene leer poco a poco, sin empeñarse en correr) o esperara un noveloncio de acción trepidante: no lo es.

xG

Carol dijo...

Hombre, parece un libro un poco denso, como dices, para degustar con calma, tomarlo, dejarlo, retomarlo. a veces, si se les coge el ritmo de esa manera, este tipo de libros pueden ser una joya. Lo del viaje a través del Danubio me parece que puede ser interesante. Un abrazo

xGaztelu dijo...

CAROL, sí que es denso, sí. Pero precisamente esa densidad forma parte de su calidad. Y, en este caso, denso no es lo mismo que pesado o aburrido: es muy buen libro.

xG

Elena Rius dijo...

Coincido contigo en que es un libro denso, culto y no siempre de fácil lectura. Pero si lo tomas con la calma precisa, es una lectura muy enriquecedora. Te recomiendo que sigas con una recopilación de artículos de viajes de Magris, "El infinito viajar". Encontrarás la misma calidad y es algo más ligero.

xGaztelu dijo...

ELENA, bienvenida a selecciónARTE. Muchas gracias por tu recomendación, que me apunto con ganas –de las de verdad- de leer: seguramente no lo haré de manera inmediata (acabo de meterme con LONDON, de casi 1.000 páginas, y hay cola detrás) pero acabará cayendo: me interesan los libros de viajes, y me ha gustado mucho MAGRIS.

xG

maribel dijo...

Hola XGaztelu, que bien que hables de este libro, ya que se menciona en el prólogo del que yo estoy leyendo de Banffy, y me interesa compararlos. (estoy como tú, más de 1000 páginas...)

Hace años que los autores húngaros y los que hablan de tierras magiares, imperio austrohúngaro...son un referente en mis lecturas. Me encanta repasar esta etapa de la historia gracias a sus textos, es verdad que no son fáciles, pero el esfuerzo merece la pena.

Y me gusta el título que apunta Elena Rius, ¿por qué será?
Un abrazo ;-)
El Guisante Verde Project

xGaztelu dijo...

MARIBEL, ¿estás con la trilogía? Ya nos contarás. Para mi todo lo del Este de Europa es muy desconocido (llego a Viena y ahí me quedo), aunque poco a poco voy descubriendo su riqueza e interés. Y el título de ELENA es, desde luego, sugerente: tiene una pinta estupenda.

xG

Isi dijo...

HOla!
Me quedo con que es un libro que no recomendarías a todo el mundo, y avisada estoy de que es denso, pero que al final te ha gustado aprender sobre historia y personajes de esta zona de nuestro continente. Suena muy intersante y me lo apunto (no lo conocía, la verdad), pero intentaré dar con el momento oportuno y con las lecturas adecuadas para "entremientras".
Un beso!!

xGaztelu dijo...

ISI, tus impresiones son atinadas, sí señora. Y me ha gustado eso de “lecturas para entremedias”.

xG