miércoles, 14 de octubre de 2009

84, CHARING CROSS ROAD, de HELENE HANFF


Otro libro sobre libros. Otro libro sobre el placer de la lectura, la pasión por leer. Una joya, este sí. Uno de esos clásicos contemporáneos (hace relativamente poco hablaba de ellos en un comentario en otro blog). En mi opinión, casi imprescindible (y pongo el casi porque imprescindibles imprescindibles, verdaderamente imprescindibles, hay muy pocas cosas).

Es más que sabido que 84, CHARING CROSS ROAD cuenta la relación epistolar –todo el libro es una colección de cartas- entre HELENE HANFF, escritora que vive en Nueva York, y el entorno de la Librería MARKS & CO., situada en el 84 de CHARING CROSS ROAD, en Londres. En primer lugar y de manera especial, relación epistolar con Frank Doel, uno de sus empleados; pero después, a medida que pasa el tiempo, el circulo se amplía y se introducen en él el resto del personal de la librería, la mujer de Frank, una de sus vecinas ... También algunos amigos y amigas de HELENE escriben y reciben correspondencia.

Cartas que empiezan a cruzar el atlántico en plena posguerra (octubre de 1949) y aguantan hasta 1969. Cartas que van acompañadas de libros. Cartas que van desde la profesionalidad más absoluta hasta la amistad, el auténtico cariño (cariño que primero es hacia los libros, y en seguida hacia las personas). Cartas que muestran la flema británica frente a la soltura y naturalidad yanqui. Cartas formales que poco a poco van adquiriendo tono de intimidad. Cartas un poco gruñonas que esconden confianza y agradecimiento. Cartas acompañadas de regalos.

84, CHARING CROSS ROAD es un libro conocidísimo, y no es necesario seguir alabándolo. Yo lo había leído hace años, y lo recordaba vivamente: incluso en Londres pasé por el 84 de CHARING CROSS ROAD, por puro cariño a la novela, porque sabía que allí no estaban MARKS & CO. ... Esta segunda vuelta no ha hecho más que reforzar mi buenísima opinión.

Un consejo: quien no lo haya leído, que lo haga cuanto antes.

Y una idea un poco boba: la relación que se crea entre esos personajes que no se conocen personalmente pero que su amor a los libros, a la lectura, al arte, les lleva a formar un comunidad donde cada uno se retrata por escrito, conoce a los demás, y entre los que surge una relación de cierta amistad, me ha recordado a nuestros blogs, a nuestros comentarios, a la relación que se genera entre el grupo de lectores habituales: los conocidos que leemos y comentamos las entradas de los demás y todos esos anónimos que seguro que nos visitáis pero que todavía no os animáis a presentaros ...

EL GUISANTE VERDE PROJECT, ya lo dije hace unos días, es quien me volvió a tentar para leer de nuevo de 84, CHARING CROSS ROAD: gracias, guisantes. Copio aquí un comentario suyo (lo hicieron hace unos días en selecciónARTE, hablando de UNA LECTORA NADA COMÚN), que completa todo lo dicho con nuevos matices: Creo que 84 de Charing Cross es un libro más emotivo, que tiene a su favor ser una historia real, ocurrió en una época que gran parte de la población europea recordaba y en la que se vio inmersa, convirtiéndose así en un símbolo de la lucha contra la desazón de la guerra. Por eso pasará a la historia. ION también es de una opinión parecida: Mucho mejor 84, Charing. En mi opinión Bennettt es inferior.

8 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Pues no lo he leído, pero como ya he dicho alguna vez, vi el montaje teatral, y la película.

Cuánta razón respecto a lo del círculo de gente que se relaciona epistolarmente y que ama los libros, que se hacen amigos...

Yo por lo menos puedo decir que no me quedaré como la autora, que nunca conoció a su amigo librero y que llegó demasiado tarde a Londres, porque por lo menos, ya conozco a los integrantes del magnífico proyecto que has mencionado ;-)

lammermoor dijo...

Descubrí el libro por casualidad, en uno de mis paseos entre las estanterías de la biblioteca (lo llamo el sistema del "tropezón") y me encantó.
LLevaba un tiempo acordándome de él por la relación que hemos forjado a partir de nuestra común pasión por la lectura, cuando los guisantes le dedicaron su reseña.
La relectura se impone.

Aunque Loque me lleva ventaja, no pierdo la esperanza de conocer a algunos de los miembros de esta cibertertulia "en persona, personalmente", que diría Catarella.

bibliobulimica dijo...

Sube puestos en mi lista de lecturas pendientes gracias a tu reseña...
;-) yo también espero conocerlos "en persona,personalmente" y quedar impactada con la mujer de incontestable belleza, el ingenio de lammermoor y platicar contigo de este libro. Algún día....

Ion dijo...

Hola xG: gracias por la alusión: siempre emociona verse citado. Me sumo a tu consejo: ¨quien no lo haya leído, que lo haga cuanto antes¨. Fíjate tú que acabo de decidir volverlo a leer.

Isi dijo...

Pues yo tampoco lo he leído, pero también lo haré cuanto antes; está en mi biblioteca, pero prestado (me cachis!).

Y sí, es cierto que la relación puede ser parecida a la nuestra en los blogs, aunque las cartas siempre serán algo mucho más romántico, jajaja, ya vengo de pastelito otra vez.

xGaztelu dijo...

Es sorprendente la fuerza de los buenos libros: uno aparentemente tan sencillo como 84 CCR hay que ver la cantidad de cosas que sugiere. Y de comentarios interesantes que genera ...

LOQUEMEAHORRO, LAMMERMOOR, BIBLIOBULÍMICA, ION, ISI, gracias por vuestras aportaciones.

xG

El Guisante Verde Project dijo...

xGaztelu, es un placer tenerte entre nuestros blogs amigos, la verdad. Muchas gracias, por la cita.
En cuanto al libro, que vamos a decir que no esté dicho ya. Y con respecto a tu recomendación de leerlo, la suscribimos totalmente. Creo que todos los que lo hemos hecho y visitado Londres, hemos terminado dando vueltas por el mismo sitio, a pesar de saber que ya no encontraríamos la librería; eso es, como decimos en nuestro último post, viajar con la imaginación.
Y, también yo hago el mismo llamamiento: anónimos de la blogosfera... comentad!
Un saludo!!

xGaztelu dijo...

GUISANTES, he estado unos días fuera de Madrid y al regresar encuentro vuestro comentario: el placer es mutuo ... y –para mi, desde luego- enriquecedor.

xG