viernes, 17 de julio de 2009

MATISSE 1917 1941, en el MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA











Sin pretender hacer un análisis riguroso de la obra de MATISSE, tengo en la cabeza que habitualmente se distinguen varios periodos en su trabajo: el primero va desde sus inicios como artista hasta “Lujo, calma y voluptuosidad” de 1904 y el inicio fauve en 1905; el segundo comprende su etapa fauve, que discurre fundamentalmente en París entre 1905 y 1917 (aunque propiamente el movimiento como tal languidece enseguida, no llega ni mucho menos hasta el ‘17); el más largo comienza en1917 cuando MATISSE se traslada a Niza, y dura hasta 1941. El último abarca desde1941 hasta su muerte, en 1954: es la época de sus collages con papel de color sobre soportes de gran formato, y la estupenda Capilla del Rosario de Vence. La exposición que se puede ver hasta el 20 de septiembre en el MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA se adentra en esa etapa larga de Niza, entre 1917 y1941.

Después de verla con calma -aunque con la cantidad de gente que fue apareciendo lo de la calma es relativo- no sé bien cómo atacar este comentario. Pienso que se trata de un periodo extraño, que aunque no me atrevo a calificar de transición –propiamente no lo es, ni muchísimo menos-, sí que lo parece. Transición entre dos momentos geniales: las grandes obras fauve de principio de siglo y la simplificación de los collages del final de su vida. Es un periodo largo (dura un montón de años), en el que se echa en falta la radicalidad de antes y de después, radicalidad que se sustituye por unas fórmulas más intimistas y domésticas, podríamos decir que más conformistas y más habituales y más conocidas, que investigan caminos que resultan menos llamativos: encontramos representaciones de interiores profusamente decorados, ventanas y balcones que se abren o se tamizan con visillos y lamas venecianas, abigarramiento de objetos, telas ricas, alfombras sobre alfombras, lujo, objetos envueltos en cierto misterio ... Y resulta evidente una preocupación por “lo oriental”, que entrecomillo porque las odaliscas no son propiamente orientales sino “levantinas”, turcas.

MATISSE utiliza una técnica muy plana, poniendo en general poco acento en la luz y menos en la sombra; con un óleo muy diluido que deja ver la preparación del lienzo y el propio trazo que construye la imagen; un tratamiento abocetado de los temas y de las obras que en ocasiones quedan casi desdibujadas, deshechas; una pincelada rápida y descuidada ... un conjunto de cosas que dan como resultado cuadros que parecen crudos, a medio hacer. Parece que le interesa mucho más el concepto que investiga que la propia calidad técnica, la maestría en la composición y la perfección pictórica.

Lógicamente, también encontramos detalles –muchos- de enorme calidad: estamos ante uno de los más grandes. Algunas luces que se filtran por las ventanas y balcones; algunas transparencias en los visillos; visillos que capturan la luz que entra por el hueco que tienen detrás; algunos mares brillantes y vibrantes; algunas posturas perfectamente captadas en figuras que apenas están esbozadas (las posiciones de algunas manos, sobre todo, me han llamado la atención); los volúmenes que salen sobre fondos planos.

MATISSE 1917 1941 resulta muy interesante para comprender la búsqueda que realiza el artista, al dejarnos ver cómo trabaja una y otra vez sobre los mismos temas, enfocándolos de distintas maneras aunque dentro de las misma reglas de juego.

Para el visitante de la exposición resulta entretenido ir descubriendo las referencias al interior holandés del XVII, y en algún caso –evidente- a Miguel Ángel. También es divertido –muy razonable- ver cómo MATISSE retrata su época, y así descubrimos el inconfundible estilo belle-epoque en algunas de sus figuras.

Un aviso a navegantes: que nadie desprecie –por centrarse en la pintura- la poquísima escultura que hay: es muy buena, fuerte, rotunda, moderna.

MATISSE 1917 1941 es una exposición enriquecedora para todos, aunque es verdad que hay que tener ganas o/y capacidad o/y coordenadas de entender lo que se ve. A mi –y no pretendo dármelas de nada ...- me ha parecido interesante. A los frívolos –esos a los que les gusta todo sólo por el nombre y el por el sitio- les entusiasmará por ser MATISSE; y a los especialistas –más o menos especialistas- supongo que también les gustará, por la posibilidad de investigación que permite. Pero sospecho –no me atrevo a afirmar nada con rotundidad, pero es un poco lo que me ha pasado a mi- que a los que lo miren con cierto ojo crítico o con ganas de entender a fondo las cosas pero no sepan muchísimo, les puede dejar más bien fríos, incluso un poco desconcertados; especialmente a quienes tengan en la cabeza el MATISSE habitual (el MATISSE genial). Me parece que es de esas exposiciones a las que conviene ir preparado: leer de qué va para no recorrerla perdido y salir quizá desencantado; puede bastar, por ejemplo, repasar
la página web del museo, que por cierto ha cambiado de imagen.
Al hilo de la exposición del PRADO hay un tema interesante que se ha comentado en varios sitios y que daría para otra entrada, pero como seguramente no la escribiré –aunque vaya usted a saber- la apunto nada más para que cada uno piense un poco: la comparación entre lo que hace MATISSE en 1920 y lo que hace SOROLLA en ese mismo año. Sin duda, un tema sugerente.

18 comentarios:

loquemeahorro dijo...

"con ganas de entender a fondo las cosas pero no sepan muchísimo, les puede dejar más bien fríos,"

¡¡Esa soy yo!!
Y es que efectivamente, voy a las exposiciones/museos/etc sin documentarme nada y claro, así me quedo, bueno, así me he quedado esta vez, que efectivamente, me dejó más "fría".

Realmente he aquí la diferencia entre una persona con conocimientos (tú) y una que tiene interés, pero nada más (y que pasa totalmente de documentarse, lo reconozco, yo).

Por lo menos me queda el consuelo de saber que no soy de esos que dicen "Si es tan famoso, se ve que debe ser bueno"

pd. Cuando yo fui, también había más gente que en la guerra

xGaztelu dijo...

Agradezco, LOQUEMEAHORRO, que me consideres una persona “con conocimientos”, pero no me veo –ni me veas- como un pequeño Oráculo de Delfos en versión blog: conocimientos bastante justitos, aunque reconozco que me gustaría saber, que me divierte el tema y que, de vez en cuando, leo para aclararme.

Un ejemplo: fui con otras dos personas a ver a MATISSE y una -muy muy ingeniero, de caminos concretamente- no paraba de pedirme que le explicara “lo del color”: a pesar de todos mis supuestos conocimientos me resultó casi imposible darle algunas pistas ... También, todo hay que decirlo, porque parece que estaba esperando una fórmula matemática que explicara porqué cuando debería haber rojo el pintor usaba verde: ni una oportunidad a la sensibilidad o a la creatividad del artista y, claro, así no hay manera.

xG

loquemeahorro dijo...

Hombre, y siendo ingeniero de caminos (canales y puertos) ¿qué te esperabas? ;-)

Alfaraz dijo...

Creo que me quedaría con Sorolla. Aunque no debería interpretarse como una muestra de nacionalismo.

Me parece que en el Thyssen el porcentaje de extranjeros es muy superior al del Prado o al Reina. Aunque puede que sólo sea una impresión mía.

Uds. dispensen la disgresión.

.

xGaztelu dijo...

Si nos referimos a los artistas, yo tendría que pensármelo. Si nos referimos a las exposiciones, ninguna duda: la de Sorolla.

De todas maneras, el planteamiento que hago -que "cito"- tiene una trampa evidente: aunque estemos en los mismos años, uno está al final de su carrera y al otro aún le queda evolución. Como siempre, no vale sólo el corte en la línea del tiempo sino que hay que ver el histórico completo.

¿De verdad te parece que hay más en el Thyssen que en el Prado? Que en el Reina hay menos creo que es evidente ...

xG

loquemeahorro dijo...

Tengo una teoría, cientos y cientos de personas te dejan comentarios a diario, pero se borran!!!
Es que se me ha vuelto a borrar, y van....
Que he estado en la del CaixaForum de arte árabe, recomendable.
Que yo una vez vi a la selección nacional china en el Prado (cuando fui a la de Bacon)

xGaztelu dijo...

LOQUEMEAHORRO, no sé qué maldición tienes ... o si quien tiene la maldición es selecciónARTE, y nos estamos perdiendo todos cometarios de lo más jugosos. En alguna ocasión sugeriste eliminar la palabra de comprobación, pero no fui capaz de hacerlo y quizá tenga algo que ver con la pérdida de comentarios (no es que yo esté especialmente empeñado en mantenerla, pero tampoco le dediqué demasiado tiempo a eliminarla) ¿Sabes cómo se quita el palabro?

En cuanto a la expo que señalas, agradezco la pista: la tengo entre las pendientes (¿Cómo era aquello? ¿OPL?). ¿Viste la de Richard Rogers?

xG

loquemeahorro dijo...

Pues yo empiezo a creer que lo de la palabra de marras, no tiene nada que ver, pero si la quitas, pues bienvenido sea.
No sé muy bien cómo se quita, yo en el mío tengo una opción que dice
"Permitir Comentarios
Sí/No
Anónimos
Palabreja extraña
Churro media manga mangotero"
O algo así...

Ah, no, la exposición de arquitectura del CaixaForum no la vi (supongo que te refieres a esa), lo reconozco.

xGaztelu dijo...

Vamos, que empiezas a sospechar que tengo echado algún tipo de mal de ojo que impide los comentarios “molestos”... Probaré lo que sugieres, y a ver hasta dónde llego.

Para ver a ROGERS (la de arquitectura, sí) hay tiempo de sobra: acaba en octubre, creo,

xG

loquemeahorro dijo...

Qué polifacético este Keny Rogers, no?

Vale, este chiste infame es para probar si tu blog tiene un filtros de comentarios estúpidos, y claro, los míos no salen.

Ah! que me he leído las 3 entradas sobre PhotoEspaña para decidir a cuál/es voy.
La de la Fund. Telefónica no tiene muchos puntos, la pobre.

xGaztelu dijo...

LOQUEMEAHORRO ya nos contarás con cuál te quedas ..

xG

Alfaraz dijo...

Yo debo tener una bendición: todos mis comentarios aparecen publicados.
A la expo de Telefónica de Gran Via voy siempre aunque no me gusten. Consigo hacer varias fotos por las ventanas antes de que me llamen la atención y ya tengo una colección curiosa.

Seguiré mi estadística sobre visitantes extranjeros en el trio de museos.

.

xGaztelu dijo...

En eso de las vistas hacia la Gran Vía te doy la razón, pero la propia sala ...

xG

maribel dijo...

Gracias por el resumen,
yo aún estoy en fase de documentación, esperando que bajen las temperaturas para ir a verla, la de Sorolla creo que no podrá ser, aunque hemos visto buena parte de las obras en Bilbao (100 aniversario del BBAA) y en una retrospectiva en Valencia, y en la Casa Sorolla, cómo no.
Tomo nota del cambio de la web.
Yo sí me he encontrado con más extranjeros en mis visitas al Thyssen( más que en El Prado o en el Reina Sofia) , me encantan las noches de verano, ver las exposiciones a las 11 de la noche, un lujo, como el que teneis los que estais en Madrid con tanta buena sala, una suerte ;-)

Por cierto los post sobre Photoespaña fantásticos, me tengo que informar de esos trucos de Alfaraz para hacer fotos jeje.

xGaztelu dijo...

Gracias a ti por el comentario, MARIBEL: es verdad lo de la suerte, ya lo hemos comentado alguna vez. Lo importante es saber aprovecharla ...

xG

maribel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
maribel dijo...

Hola otra vez,
espero pasar el filtro de comentarios...;-(

Hemos visitado también a Matisse, y concluimos que le damos un 6,5. Es interesante para entender mejor su trayectoria, al ser esta la época menos conocida.
Ahora que vuelvo a lee tu entrada, veo que está más trabajada de lo que dices, gracias, me permites disfrutar una tercera vez!

Es una paleta extraña, con rojos y verdes puros, y más a los ojos de un ingeniero ;-) ;
Me gustaron las vistas desde el balcón, el uso del negro tan rotundo en oposición a los impresionistas.
Y los dibujos realizados en lo que de verdad es su momento de transición, el que precede al Matisse que "conocemos".
Como dices, no podemos pasar por alto la escultura, con "La muerte" de Miguel Angel, Cezzane..., como inspiración.
Una curiosidad, la pequeña cabeza inspirada en una flor de ¿la polinesia?, parecía una Geisha ;-)

Yo me llevaría la litografía de la "Odalisca"

Como dices es interesante comparar su obra con la de Sorolla, tan del gusto de las exposiciones de Paris, los mandatarios de Viena...
En 1920 Sorolla ya ha encontrado su lugar, su luz, su centro y tiene el sueño de crear una pequeña Atenas en Valencia!!, mientras que Matisse se está dando un giro radical a su trabajo, huye de las leyes de la perspectiva y el color...

Ahora una broma, como arquitecto, ¿no te mareaba seguir las lineas de fuga? jejeje

Bueno, uno no pasa de ser un aficionado con interés, pero a tu amigo Ingeniero le hubieramos puesto la cabeza como un bombo, ¿no?! ;-)

xGaztelu dijo...

MARIBEL, qué bien habéis aprovechado el tiempo en Madrid: buena cosa! Perdona que me quede con lo más anecdótico de tu comentario, pero a la vista de todo lo que dices EL GUISANTE VERDE PROYECT sois mucho más que un aficionado con interés: mi amigo el ingeniero habría aprendido muchísimo –más que conmigo, seguro- oyendo vuestros interesantísimos comentarios (¿Puedes creer que no recuerdo la “cabeza de geisha”?).

xG