lunes, 30 de abril de 2012

CABECERA DE ABRIL DE 2012: PARA ALGUNOS, LO MEJOR DE WILLEM DE KOONING


Durante le mes de abril de 2012 la cabecera de selecciónARTE ha sido un detalle de EXCAVACIÓN (EXCAVATION), de WILLEM DE KOONING. Óleo y esmalte sobre lienzo, pintado en 1950, mide 203 x 254 cm. y se encuentra en THE ART INSTITUTE OF CHICAGO.

martes, 24 de abril de 2012

HEMICICLO SOLAR, de CÉSAR RUIZ LARREA, ARQUITECTO, en MÓSTOLES




CÉSAR RUIZ LARREA es un arquitecto al que conviene seguir la pista. Autor de muchos edificios de calidad, en selecciónARTE ya hemos hablado de él un par de veces: con motivo del comentario sobre la SEDE DEL INE en la Plaza de Castilla, y al recorrer por segunda vez el ENSANCHE DE CARABANCHEL repasando algunos edificios de chapa. Recientemente ha construido en Móstoles un edifico realmente interesante, el HEMICICLO SOLAR, que con gran probabilidad será un icono identificativo de aquella localidad madrileña. El edificio fue promovido por la Empresa Municipal de Suelo de Móstoles, y está destinado a viviendas (92 viviendas, he leído en algún sitio, para alquilar a jóvenes o familias con rentas reducidas).
Cuando uno consigue encontrar el HEMICICLO SOLAR (está en una de las zonas de expansión de Móstoles y llegar me costó varias vueltas, aunque he de reconocer que es una zona de Madrid que desconozco completamente) llama rápidamente la atención su planta en forma de arco, y sobre todo la radical diferencia entre sus fachadas: la norte y las laterales son muy herméticas, y se resuelven con largas tiras de policarbonato de varios colores y un despiece bien resuelto; la sur, en cambio, es mucho más neutra de color, completamente permeable, y a la vez perfectamente tamizable gracias a un gigantesco paño de lamas que la cierra casi completamente: sólo queda interrumpido por tres grandes huecos situados con acierto que, además de componer el frente, le dan la nota de color. También llama la atención la enorme marquesina de aluminio que resguarda el corredor de acceso: lástima que toda la parte delantera del propio edificio esté todavía vallada y en obras, lo que –a día de hoy- encajona el corredor, quita belleza al conjunto … y es criminal para el fotógrafo!

Tuve la suerte de encontrar a un vecino amable que me enseñó el interior del HEMICICLO SOLAR. Cuando uno pasa dentro, descubre que todas las viviendas se orientan al sur, y las circulaciones están en la zona norte, pegadas a esa gran cortina plástica que cierra los pasillos en casi todo su recorrido. Digo casi todo porque en lugares puntuales se abre hacia el norte, y en tres puntos -precisamente los tres grandes huecos de la fachada sur- se organizan espacios públicos pasantes, a modo de estancias-mirador abiertas a la ciudad (por ahora hacia la casinada, porque aquella zona de Móstoles todavía está muy cruda, sin hacer). Desde uno de esos tres huecos se puede acceder a la cubierta: yo subí las escaleras hasta arriba pero encontré la puerta cerrada, y no puede pasar: a través del vidrio se veía que era una cubierta vegetal, y seguramente no sólo practicable sino vividera, como LE CORBUSIER quería para sus Unidades de Habitación. Junto a todo esto -y aunque lo señale al final es uno de los aspectos más interesantes del proyecto- el arquitecto ha buscado la eficiencia energética, proyectando un edificio bioclimático: aprovechamiento de la luz y del sol, optimización de las ventilaciones, calefacción y refrigeración naturales, etc.


Si alguno quiere ir a ver el HEMICICLO SOLAR, está situado en la Plaza del Sol, de Móstoles. Pero esa dirección aún no es fácilmente localizable en los buscadores habituales, así que una buena pista para encontrarlo es la parada de Metro Sur MANUELA MALASAÑA: el edificio está justo delante de la salida.


Cuando pregunté a mi anfitrión su opinión sobre el HEMICICLO, me dijo que no estaba demasiado contento con el edificio (él fue mucho más rotundo, la verdad): se quejaba de algunas calidades, y sobre todo de las circulaciones abiertas al exterior. Desde luego, ese día tenía toda la razón del mundo: el viento era más que notable y aquellos espacios y corredores resultaban inhóspitos y fríos, desagradables; además, todavía quedaban charcos de las últimas lluvias. Aunque tiene poco que ver con el edificio y más con los inquilinos, me contó que pocos días antes hubo un incendio, justo debajo del hueco más grande de fachada: se ve bien en alguna foto (también me dijo que como toda la parte delantera está sin hacer, los bomberos tuvieron dificultades para trabajar …).

video
El HEMICICLO SOLAR me ha parecido un edificio relevante, desde luego: arquitectura de calidad que consigue una imagen acertada y potente. Como tantas veces, surgen dudas sobre su bondad constructiva (aunque no vi el interior de ninguna vivienda, alguna cosa me llamó la atención), y habrá que ver cómo funciona la pretendida eficiencia energética: ejemplos tenemos, por desgracia, de que la teoría no siempre se lleva bien con la realidad, ni tampoco con la habitabilidad (¡claro que es necesario investigar si queremos avanzar!: yo no lo pongo en duda. El problema es cuando te toca sufrir el experimento). También me surgen algunas incógnitas sobre la durabilidad de la solución: las lamas, sin ir más lejos, son un elemento maldito, y cualquiera que las haya usado alguna vez sabe que con enorme facilidad dejan de funcionar correctamente. En fin, la vida y los usuarios dirán, pero el proyecto tiene indudable interés.

jueves, 19 de abril de 2012

UN PALACIO, UN ANUNCIO, Y UNA EQUIVOCACIÓN

Si no me equivoco, el palacio de los Duques de de Osuna sale en un anuncio de Coca Cola, el de Bollywood”. Con motivo de la entrada sobre EL CAPRICHO, ayer me hicieron este comentario. Yo recordaba el anuncio, pero no los detalles, y mucho menos el edificio. Así que lo he buscado en la red, y efectivamente se equivocaba: no es el mismo edificio.

El anuncio no es el no va más, pero me ha hecho tanta gracia recordarlo que aquí os lo dejo: cuidado con la cancioncita del pita pita del, que uno la oye y después no hay manera de sacársela de la cabeza!



(Con este van tres anuncios de Coca Cola en selecciónARTE … y todavía hay alguno más que se podría colgar).

martes, 17 de abril de 2012

JARDÍN EL CAPRICHO, en la ALAMEDA DE OSUNA, MADRID




Desde hace meses –bastantes meses- tengo encajadas algunas entradas sobre parques y jardines de Madrid, unos muy conocidos y otros menos: son esqueletos de entradas, comentarios de lugares que visito de vez en cuando (o he visitado puntualmente) y que me parecen interesantes. En algún momento pensé preparar un serie, y planteé unas cuantas para ver qué salía: tengo tres carpetas con ideas (y algunas más sólo con nombre), pero lo que no tengo es demasiado tiempo para desarrollarlas, así que he decidido ir publicándolas, porque a mi las entradas pendientes se me acaban pudriendo, y si no las utilizo las tengo que tirar … Hoy empiezo con un parque conocidísimo, EL CAPRICHO. Copio casi tal cual el material que tenía, y lo acompaño de algunas fotografías que hice hace unas semanas:



Historia. MARÍA JOSEFINA PIMENTEL, duquesa de Osuna, encarga su construcción en 1783 al arquitecto PABLO BOUTELOU, y los jardines a JEAN BAPTISTE MULOT. Invasión de los franceses. Al morir la duquesa (1834) pasa a manos de su hijo, PEDRO ALCÁNTARA. Encargos al arquitecto JOSÉ LÓPEZ AGUADO (Casino de Baile, Exedra de los emperadores …). Al morir PEDRO pasa a manos de su hermano, que descuida la propiedad. La finca sufre un deterioro importante, y en 1896 se vende en subasta pública. En 1920 es adquirida por la familia BAÜER, que lo revenden al finalizar la guerra civil. Entonces EL CAPRICHO se abandona, hasta que en 1974 lo compra el Ayuntamiento de Madrid, para su restauración. En 1985 es declarado Bien de Interés Cultural.

Concepto. Idealización pintoresca de la vida en el campo (corte de María Antonieta). Recreación de un mundo a escala con múltiples posibilidades para el entretenimiento de los propietarios. Planteamiento paisajístico variado (conviven el jardín inglés, el jardín francés, el laberinto …). Construcción de pequeñas edificaciones -no efímeras, pero sí artificiales, falsas, de pega- precisamente llamadas CAPRICHOS. Juguetes de arquitectura (o arquitectura de juguete) pensados para ser descubiertos y utilizados y vividos mientras se recorre el jardín: efectismo, sorpresa, misterio, variedad. También manifestación de riqueza. ¿Qué hacemos hoy? pregunta la duquesa. Y su inseparable compañera, o su marido, o sus amigos, o sus hijos, o … le contestan: hoy vamos a tomar el fuerte al asalto; o vamos a la casa de la vieja; o vamos a navegar por el canal; o nos batimos en duelo; o vamos a ver al ermitaño; o vamos a recoger miel; o vamos a perdernos en el laberinto; o …
Principales Caprichos. La Rueda de Saturno y el Obelisco. El Abejero. El Templete. La Casa del Artillero (ruina). El Fortín. La Ría y el lago. La Isla y el Monumento al III Duque de Osuna. El Puente de Hierro. La Casa de Cañas. El Casino de Baile. La Casa de la Vieja. Las Columnas de los Duelistas. La Exedra y la Plaza de los Emperadores. La fuente de las Ranas. El Laberinto. La Ermita. El elemento más icónico es el templete (ubicación predominante), y los más interesantes desde el punto de vista arquitectónico seguramente el Abejero y el Casino de Baile.

El Palacio. No parece visitable. ¿Futuro? ¿Museo de reproducciones?

Valoración de selecciónARTE. Artificioso, pero vale la pena conocerlo, por la historia y por lo agradable que resulta. Primavera y otoño. Variedad de vegetación. Horario muy justo (sólo fines de semana). Dato anecdótico: hay mucho fotógrafo aficionado (vistas interesantes, imágenes bucólicas, planteamiento romanticón …).

miércoles, 11 de abril de 2012

LOS DÍAS CONTADOS, de MIKLÓS BÁNFFY





LOS DÍAS CONTADOS es la primera parte de la TRILOGÍA DE TRANSILVANIA, que MIKLÓS BÁNFFY publicó entre 1934 y 1940. Al hilo de la vida del Conde Bálint Abády y de su primo, László Gyerőffy, BÁNFFY nos cuenta la situación social y política de Hungría y Rumanía en los años previos a la Primera Guerra Mundial. Abády pertenece a la alta sociedad Transilvana: huérfano desde joven, se ha formado en países de media Europa, es diputado independiente en el parlamento de Budapest, pretende modernizar las tierras de la familia, y está enamoradísimo de Adrienne (que a su vez está casada con Pali Uzdy, un individuo un poco despreciable). Su primo Gyerőffy también tiene un origen aristocrático, aunque turbio, y se ha criado con sus tíos. Siempre se considera tratado como un personaje de segunda, y está loco por su medio-prima Klara (relación que su tiastra ve con muy malos ojos). Dos historias de amor que suceden entre bailes, cacerías, casinos, duelos, borracheras, naipes, broncas parlamentarias …

Como tantas sagas familiares que pretenden retratar una época, LOS DÍAS CONTADOS se mueve en dos planos distintos, que se cruzan constantemente. Uno es el de lo universal, lo humano: la vida de los personajes, sucesos que fácilmente podrían pasar en Hungría o en Japón, peripecias personales que podrían suceder en Transilvania o en Ohio. Y el otro es el de lo propio, lo singular: aquello que sólo pasa allí y entonces, la política del imperio Austriaco, la problemática rumano/húngara/transilvana de principios del XX. Lo primero resulta ameno: un argumento que no es novedoso pero que está bien tejido; unos personajes creíbles, con virtudes y miserias, con intereses elevados y bajas pasiones; una sociedad aún anclada en el pasado que lucha por modernizarse; una historia de amor de las de siempre, en el mejor sentido de la expresión (dos, en realidad: la de cada uno de los primos). Ante lo segundo, en cambio, me he encontrado en un entrono bastante ajeno: una geografía desconocida, unos problemas desconocidos, unos personajes históricos desconocidos, una política desconocida. Algo parecido ya me pasó con la parte final de EL DANUBIO.

La perplejidad que provoca este desconocimiento de lo húngaro se pueden enfocar desde dos ópticas: como una oportunidad de profundizar en una historia y un territorio interesantes, o como una dificultad que nos hace abandonar la lectura. Yo me quedo con la oportunidad, y aunque LOS DÍAS CONTADOS no me parece una obra imprescindible, en cuanto acabe con lo que ahora tengo entre manos (RENDICIÓN INCONDICIONAL, del genial Evelyn Waugh) seguramente me lanzaré a por LAS ALMAS JUZGADAS, segunda parte de la trilogía.

Por cierto, la decisión de leer a BÁNFFY arranca en dos entradas de blogs que sigo: la primera en EL GUISANTE VERDE PROJECT , y la segunda en DE LIBRO EN LIBRO . Gracias a los dos, un acierto!

martes, 3 de abril de 2012

GEORGE LUCAS IN LOVE

Acabo de terminar de repasar la saga completa de STAR WARS.

UNA NUEVA ESPERANZA, que es como titulan la primera película que se estrenó (en 1977: ¡lo que ha llovido desde entonces, madre mía!) y la cuarta en el orden de la saga, sigue siendo sensacional. EL IMPERIO CONTRAATACA y EL RETORNO DEL JEDI tienen el encanto de formar parte inseparable y necesaria de mi mundo adolescente. Las tres últimas películas (o las tres primeras, depende de cómo se mire), son muy vistosas y entretenidas, magníficamente realizadas (la carrera de vainas de LA AMENAZA FANTASMA, o las escenas iniciales de EL ATAQUE DE LOS CLONES y LA VENGANZA DE LOS SITH, son espectaculares), pero no resultan tan redondas como la primera, y tienen algunos elementos chirriantes: Jar Jar Binks es un personaje demasiado presente para ser tan poco afortunado, reducir la Fuerza a un componente de la sangre –los midiclorianos- es un bajón más que notable, y HAYDEN CHRISTENSEN no da la talla para componer al joven Anakin en condiciones. En cualquier caso, soy de los que defiendo a capa y espada -láser, por supuesto- la saga STAR WARS: insisto en que forma parte de mi imaginario porque crecí con ella, y me parece un icono de toda una época.

Pero lo que hoy quería traer a selecciónARTE es un corto que tiene su aquel. ¿Recordáis SHAKESPEARE IN LOVE, aquella película que muchos dicen que ganó los Oscar más inmerecidos de la historia del cine? Pues GEORGE LUCAS IN LOVE es a STAR WARS lo que SHAKESPEARE IN LOVE a ROMEO Y JULIETA: la verdadera historia de cómo se forjó el mito. Eso sí, el corto lo hace en clave de humor, y el largo en clave romántica. Un experimento divertido que los partidarios a la saga galáctica ya conoceréis, y que me ha hecho gracia recordar.



video